miércoles, 20 de noviembre de 2019

Capitulo 57: São Paulo (Parte II)


Aquel desayuno resultó de lo mas divertido, Fabio no paraba de hablar pero era muy simpatico, no hubo en ningún momento de esos que tuviera que rellenar un silencio, no hubo una sensación incomoda de dos desconocidos, mas bien dos compatriotas en tierras perdidas que se sentían como dos aguas en el desierto.

- ¿Y que quieres hacer hoy Marck? - dijo Fabio en al finalizar el desayuno.
- Pues no sé, no hay mucho que visitar por aqui. - Respondí
- ¿Como que no? ¡Estás en Sao Paulo! Aqui puedes hacer de todo.
- En serio, pues no me pareció...
- ¿Te gustan los coches?
- Hombre! Claro - es verdad, era un gran entusiasta de la velocidad.
- Coge tus cosas nos vamos a unos "cars" - propuso Fabio.
- ¿En serio? Mira chaval que te pateo
- Perdona chaval, a mi me llaman el Fernando Alonso de Madrid.

No fuimos al barrio de Ibirapuera y nos los pasamos como enanos, ni que decir tiene que jugamos con los coches a darnos "por detrás" y enseguida entablamos cierto colegeo entre nosotros, pronto las bromas se hicieron constantes y después de comer decidimos hacer algo mas tranquilo en la Pinacoteca del Estado.

- ¿Y esto que es Fabio? mira que escultura fea.
- ¿Esta? La tia Xuxa, hacia unas alubias muy ricas - me quedé mirando las tonterias que decía Fabio y me descojonaba, el me cogia del brazo y me iba contando las pinturas que íbamos viendo pero inventandose todos los cuadros de la manera mas graciosa.
- Eres un personaje ¿lo sabes no?


Hay sentados entre estatuas y cuadros nos relajamos un poco y entonces pensé que era el momento de profundizar un poco en Fabio.

- Y tu marido ¿Porque no ha venido? - de repente Fabio se quedo con los ojos abiertos.
- ¿Que marido Marckitos?
- Estas casado, llevas anillo pero te lo has quitado ¿porque?
- Ah, si, si estoy casado si, uf ... - se notaba que a Fabio le costaba hablar de este tema  - mi matrimonio está roto, jodido, estamos separados pero pensando ya en el divorcio. No es fácil ¿sabes?
- Ya, ya me imagino
- ¿y tú? Has venido a Brasil por este chaval, ¿no? el Fran ese.
- Si, uf, eso si es complicado...

No sé como empezamos a contarnos nuestras desgracias y eso nos unió mucho, es que dicen que las desgracias compartidas se llevan mejor la verdad es que si resultó con nosotros. Yo empaticé con el pobre chaval joven que se divorciaba y me daba una pena terrible y el con el pobre despechado enamorado del eterno golfo de Fran.

Por la tarde estuvimos viendo algunas cosas tipicas del país para llevar de regalo a la familia y algo para comprar para Fran, pues sabía que cuando viniera no parariamos de zorrear. Me gustarón muchos los escapularios, una joya tipica del país.


El escapulario, joya tipica de Brasil

Cuando llegó la noche y cenamos en el hotel ya era como si nos conociéramos de toda la vida. Fabio y yo habíamos hecho migas en todo, y no se porque cuando vi la llamada de Fran en mi móvil corri rápido para deshacerme de Fabio y que no me viera hablando
- Tengo ganas de verte Marck - dijo Fran
- Si, si yo también
- Te tienes que estar follando a todos los brasileños de por ahí eh cabrón.
- Si...bueno, ya sabes.
- ¿ya sabes? ¿estás bien Marckitos?

No sabía como colgar a Fran sin ser rudo, pero en ese momento tenia cero ganas de hablar con él. Tampoco sabía porque me estaba comportando así, estaba seguro de que si le dijera que estaba con otro a Fran no solo le daría igual si no que quizás incluso le gustaría.

- Era Fran ¿verdad? - dijo Fabio al volver a la mesa.
- Si, - dije yo cabizbajo
- No tienes que esconderte ¿vale?
- No, no si... - la verdad no sabía porque me sentía incomodo en esa situación.

Fabio y yo seguimos hablando en la terraza de la azotea del hotel, desde allí la vista de los rascacielos de Sao Paulo parecia una ciudad de ciencia ficción sin embargo el caos parecia mas tranquilo que nunca al caer la noche.


- Es curioso ¿no? que nos hayamos conocido en estas circunstancias. - Dijo Fabio.
- ¿Como sería si los dos estuviéramos... - como siempre dije lo que me paso por la cabeza
- No creo que ahora debamos hacernos esas preguntas. - respondió Fabio
- Si - dije yo agitando mi ginebra - mira estoy cansado, será mejor que me vaya a la cama.

La verdad es que esperaba que Fabio viniera conmigo, aunque solo fuera a dormir, sería raro, lo sé pero me apetecia estar un poco mas con él.

- Si. Será mejor que durmamos mañana podremos ir a The Week, ¿vale? Es la discoteca más famosa de por aqui, te va a encantar.

Nos despedimos con dos besos y me quede en mi cama pensando en el dia tan increíble que había tenido, museos y diversion, algo que nunca habría hecho con Fran. Me quedaba mirando la pantalla de mi móvil pensando que llegaría un mensaje de Fabio que nunca llegó. Quizas fuera lo mejor. Quizás simplemente yo no le gustaba a Fabio. Se notaba que él también lo estaba pasando mal. Antes de cerrar los ojos ahí estaba el mensaje de Fran:

"Qué ganas de verte, bebe"

¿Bebe? Parece que ante la sensación de separarnos Fran estaba más cercano, casi sabía a despedida. Sabia que el dia de mañana seria el ultimo con Fabio así que descansé todo lo que pude para irme con el toda la noche.

Y fue asi como casi sin darme cuenta pasé el dia de nuevo entre risas , bromas y tonteo con Fabio. Miradas por aqui y por allá, pero nada, yo me iba a dormir la siesta solo, otra vez, sin valor siquiera para poder decirle nada.

Nos subimos a un taxi y nos fuimos a The Week, al principio me dio miedo meterme en aquel polígono industrial y preguntarme donde coño estaba yo, en medio de un país como Brasil y que estaba haciendo allí, después The Week resultó increíble, una discoteca moderna, cool,  y llena de tios guapísimos.

The Week, la mayor discoteca gay de America Latina.

Dentro, el desfase mas absoluto duró entre Fabio y yo hasta las tantas de la madrugada, las caipirinhas empezaron a hacer efecto hasta estar realmente borrachos.

- Marck tio, me caes de puta madre tio - dijo Fabio medio balbuceando.
- Joder nene, que pedo llevas maricón.
- Si, Marck, tio no te lo queria decir, pero ...
- Pero ...  - dije yo al ver la cara de disgusto de Fabio.
- Estoy casado con una mujer, ¿sabes tio? es que no se porque me daba corte decirtelo tio...

La cara de Fabio fue un poema, se le notaba que estaba dolido.
- No pasa nada chaval, ya ves, somos dos almas en pena - dije yo para quitar hierro al asunto.
- Ya tio, pero ese Fran se lo pierde tio, eres un tio de puta madre.

Todo sucedió muy rápido, cuando me quise dar cuenta estábamos en el taxi de vuelta al hotel, los dos atras, con Fabio como un pedo de campeonato y su cabeza en mis piernas mientras yo sentado acariciaba su pelo.

Al llegar a la recepción del hotel intentamos no dar la nota, al entrar al ascensor casi dando tumbos Fabio apretó el botón de su planta en el ascensor, yo me quedé un poco desilusionado, de nuevo no iba a dormir conmigo ni siquiera borracho.

- Voy a fumar un piti arriba Fabio antes de ir a dormir, quiero ver el amanecer.

Describir las vistas de aquella azotea me sigue resultando difícil, allí en medio del caos de otro pais, de otro mundo, me sentía en paz, la noche era tranquila y cálida, el sol salía de entre los rascacielos de la urbe brasileña.

Sao Paulo.


Allí con la mirada perdida recordaba mis últimos dias, con Alberto enfermo, con Fran a punto de irse, descubrir a Fabio fue casi como encontrar una gota en un desierto de tristeza, y aun asi a pesar de todo lo bueno vivido, me hacia sentir cercano pues yo empazaba a sentir que tambien habia perdido gran parte de mi vida estando con mujeres, mujeres que queria, pero que no podria comparar seguramente por la pasión que sentia estando con hombres como Fran o Pierre.

La puerta de aquella terraza se abrió y rompió el silencio de aquel momento, allí apareció Fabio, yo tuve que frotarme los ojos por si estaba demasiado bebido.

- Fabio ¿qué haces...

No pude acabar la frase. Fabio me cogió con sus manos por las mejillas, se quedo ahí un momento, hasta que se fue acercando poco a poco, su nariz rozo la mia, y entonces cerró los ojos, aquel fue nuestro primer beso.




lunes, 4 de noviembre de 2019

Capitulo 56: São Paulo (Parte I)



Si la noche de la Sauna nos unió mas que nada la noche de que Fran me dijo que se iria a trabajar a Brasil nos separó mas que nunca. Pase unos dias donde no podia parar de llorar, tenia asumido que Fran y yo quizas eramos muy diferentes y quizás no podríamos ser pareja, pero al menos le tendría allí como amigo, pues él había sido y sigue siendo a dia de hoy mi mayor influencia. Mucho de lo que yo era lo era por él y ahora esa influencia iba a desaparecer de mi vida.

Antes de sus entrevistas en Brasil, Fran me invitó por sorpresa a irme con él a Brasil unos dias. Se comprometió a pagar la mitad del vuelo lo cual yo rechace obviamente, ya por esas alturas yo ganaba mas que él y no me parecia de recibo aunque fue un detalle pues el viaje no era nada barato. Solo que a Brasilia no podría ir por estar él con el resto de los polis asi que yo le esperaria para pasar unos dia en São Paulo donde también tenía que hacer unos tramites.

En el grupillo de amigos se formó una pequeña revolución, Alberto cada vez salía menos y recibir la noticia de Fran tambien fue un mazazo para él. Si Fran se iba y con Alberto fuera, sabíamos que pronto el grupito acabaría por implosionar.

Me fui a São Paulo sabiendo que sería un viaje de despedida, llegué triste y más me entristeció la ciudad.  São Paulo es una ciudad horrible, caótica e peligrosa. El primer dia Fran estuvo conmigo antes de salir a Brasilia y la ciudad nos sobrecogió. Íbamos a salir de fiesta pero la imagen de varios niños en la calle pobres, sin ropas, pidiendo limosna nos destrozó por dentro. Si algo compartíamos Fran y yo sobre politica era nuestra preocupación con la pobreza. En aquel momento el Brasil de Lula da Silva era el pais del futuro, pero lo que vimos nosotros nos dejó perplejos, pobreza y más pobreza, nos quejábamos de España, pero bastó un paseo en coche por "Sampa" (como la conocen los brasileños) para darnos cuenta de que Brasil todavia tenia mucho por mejorar.

Cuando me quedé solo en aquella ciudad me dio un agobio de cojones, no había mucho que visitar asi que me lance a los sex clubs. Por aquel entonces estaba en construcción el 269 Chilli Peppers, el que iba a ser el mayor sex club de America, una especie de hotel - sex club - sauna de varias plantas, lo tenia todo para triunfar pero las obras iban lentas en Brasil. Como me habían hablado muy bien de las Wild Thermas Club, que es como se conoce a las saunas, me fui para allá ya que los findes el Clube dos Pauzudos (Club de los pollones) organizaba algunas fiestas en esta sauna, el nombre sonaba del todo provocador, pero tranquilos que no os la van a medir en la puerta para ver si podeis entrar, es solo el nombre del club y admiradores de los pauzudos.

La termas poco tenían de sauna, era mas un sex club que otra cosa, con dos plantas estaba muy bien, mejor incluso que los sex clubs de Madrid, costo encontrarlo pues en Brasil no tienen ninguna indicación y tienes que guiarte por la localización en internet y ya después llamas a un timbre y te das cuenta de que aquella casa es en realidad una sauna.

Y ¿Qué se puede decir de los brasileiros? Madre mia! fue entrar por la puerta y ver unos chicos muy guapos, muchos morenos, mulatos aunque, a pesar de lo que yo pensaba, la mayoría de la población de Sampa, eran blancos. Se notaba que los brasileños les gusta el culto al cuerpo, amén de bendiciones genéticas.



El mecanismo de la sauna no es muy diferente a las de España, dos plantas, una abajo con baños y duchas y otra arriba que hacia las veces de cuarto oscuro. En la planta baja no hay mucha acción mientras que la planta de arriba se merodea, lo que si me di cuenta es que los brasileños son bastante reservados, pues a la minima que había contacto reciproco te llevaban a las cabinas para no ser vistos en púbico.

Yo hice mi noche, al principio no lo creia, pero si en Madrid casi siempre era activo, ya más por obligación que por gusto, porque algunas veces me apetecia ser pasivo pero cada vez lo encontraba más dificil, mientras que en Sampa algunos chicos no me dejaron ni tocarle el culo. Pude comprobar que incluso había un cierto estigma

- No me gusta dar culo - me dijeron algunos, como si fuera algo malo, una cierta pasivofobia.

Me follaron varios tios y yo estuve encantado, hacia tiempo que no era tan pasivo, si estuviera Fran se que le hubiera gustado verlo, pero ¿porque pensaba en él? Cada vez que lo hacia volvia la tristeza asi que intenté quitármelo de la cabeza durante un tiempo y disfrutar del lugar .

Cuando llego al noche los brasileños se volvieron un poco mas desinibidos y convencí a alguno de que me follara en una cama que estaba en frente de una especia de cine porno en publico, allí la liamos parda, hasta que llego un negrito, no muy alto, bastante feo pero con un pollón de esos que dices "me va a doler" y es que el negro y yo follamos en la cama mientras otros dos chicos me sujetaban las piernas, yo en posición boca arriba que veia que me iban  a destrozar, como de hecho asi fue, porque aquella escena de medio-violación con los chicos sujetándome y el negro entrando a matar, me pillaba ya tarde e irritado de tanto follar, mi culo no daba para mucho mas:

- Para ! para filho da puta, vai quebrar meu cu - dije yo con mi portuñol chapureado, que las guarrerias las manejaba pero bien.
- Nao, aguanta aguanta

Pero cuando el negro metió a fondo yo veia las estrellas, tocaba fondo y más, imposible me revolvi y mis secuestradores me dejaron salir, aunque el negro quería repetir en el hotel decliné inventándome cualquier excusa, como siempre hacia para repetir con cualquier chico, sabía que eso tenia que cambiar si Fran se iba.

Acabé bastante contento, me sorprendió alguna de las conversaciones con los chicos que habia en la barra:

- Você é europeio verdad?
- Si, Español ¿porqué?
- Por los europeos sois muy desinibidos y liberales.

Imagino que lo decían por el espectáculo que monté, y es que quien me conoce sabe que a veces me gusta dar este tipo de espectáculos mientras que los brasileños, no se si por cuestiones religiosas o culturales era mucho más reservados. Algunos de ellos tambien descubri que estaban casados y llevaban una doble vida, y otros chicos pasivos que conocí eran realmente afeminados, con lo cual me gané el apodo en la sauna de "macho pasivo", algo que les encantó.

Al volver al taxi camino del hotel la realidad golpeaba y recordaba que este viaje era una despedida del que era mi mejor amigo, todo un baño de realidad.

Llegué a la cama y no me digais porque me dio por abrir el Grindr, curiosidad de ver que se cocía por Brasil, no habían muchos perfiles pero si uno que me llamo la atención "Espanhol" anda que... a pocos metros, imaginaba que estaría en el hotel. No se porque me dio por saludarle:

- Hola , me llamo Marck, de Madrid

Fabio respondió enseguida:

- Anda, estas en el Hotel W?
- Si, tu también?
- Si...

Asi empezó una charla cordial, los dos estábamos bastante cansados, Fabio de su viaje a Sampa para cerrar unos negocios y yo de zorrear toda la tarde, la charla fue cordial y quedamos de vernos al dia siguiente, pero increíblemente sin ninguna pretensión sexual. Los dos estábamos solos en esa ciudad y estaba bien encontrar un compatriota con el que charlar.  Aquella noche dormí como un animal y al levantarme para desayunar, tenia un mensaje de Fabio, estaba ya en el restaurante.

Cuando baje allí me lo encontré habia puesto una foto en la que se le veia poco y al verle me sorprendió para bien: alto, cabello corto y moreno, guapo y elegante.

- Eh, Marck, toma siéntate conmigo - dijo él alzando la mano.

Inmediatamente me di cuenta de una cosa: y es que Fabio se había quitado un anillo del dedo y tenia la marca, osea estaba casado y lo estaba ocultando. No soy de fijarme en esos detalles pero no se como saltó a la vista.

Pero hubo una cosa de la que no me di cuenta y es que conocer a Fabio iba a cambiarlo todo con Fran.

lunes, 21 de octubre de 2019

Capitulo 55: La declaración.


Después de la noche de la Sauna, Fran estaba más cariñoso y cercano que nunca, casi no lo podia creer pero era como si aquella noche nos hubiera unido mucho más, es cierto que nos echamos algo de mierda, como restregarle por la cara lo que paso en Ibiza, pero a él también le vino muy bien soltar todo lo que llevaba dentro, desde aquella noche estábamos como más unidos que nunca.


- Fran está con algunas movidas del curro y ultimamente no para de trabajar - dije yo - pero estamos mejor que nunca Alberto, ains, estoy ...
- Ya veo como estás, como la princesa del cuento, si tienes una sonrisa que ...
- ¿Qué? ¿que? jejeje, sí, ¿que puedo hacer?
- ¿Que quieres hacer? ¿Alguna vez le has dicho a Fran lo que sientes por él?

Pues no, me daba cuenta de que nunca hábia sido claro con él, vale, en Ibiza le dije que era un cobarde y bastantes cosas feas a la cara, pero eso no es como declararse.

- No, no le he hecho nunca.
- Pues me temo que ... tendrás que hacerlo ¿no crees?

Ya lo había pensado muchas veces. Una declaración de amor. Alberto como siempre tenia toda la razón, y el momento de hacerlo era ahora. Era ahora o nunca, ya nos habíamos echado mierda a la cara, habíamos pasado carpetazo al pasado y estábamos genial juntos.

Tenia que declararme. ¡Qué miedo!

Me pasé semanas pensando como hacerlo "Fran quieres ser mi novio" uy! que cursi, "Fran quieres casarte conmigo" uy! que rápido "Fran quieres pasar el resto de mi..." Joder yo nunca había tenido un novio en mi puta vida, ¿como se declara uno a un hombre sin parecer cursi? Ni puta idea.

Pasé una semana pensando en mi cabeza como hacerlo.

Y en uno de esos dias mientras iba a quedarme en casa de Fran para pasar el fin de semana me topé por la calle de golpe con Alejandro, mi amor de Grindr y del cual había acabo bastante mal. Y todo como no, por mi culpa. Aquello de volver a encontrarme con Fran en los baños del Black and White y echar un polvazo mientras Alejandro esperaba fuera era algo que me avergonzaba hasta la fecha.

La verdad es que cuando le vi venir por Alonso Martinez, me quedé de piedra, simplemente pensé que no me saludaria y ya está, pero no, se paró a hablar conmigo y eso que iba acompañado de otro chico que al juzgar por como iban cogidos sería su novio.

- Hombre Marckitos, ¿qué tal?
- Bien Alex ¿y tú?
- Fenomenal tio. Mira este es Roberto mi novio
- Encantado ... oye ... que queria decirte...
- No tienes que decir nada Marck, esta ya todo perdonado, estoy muy feliz y no soy rencoroso
- Aun asi te pido perdón
- No te preocupes, a ver si nos vemos pero que no sea por el Cooper ¡eh!

La conversación fue muy bien, Alejandro era un tio que de verdad, se le notaba que era un angel, lo cual me jodia mas por como me había comportado con él. Yo no pude dejar de mirar al chulazo que se había sacado de novio, Alex era muy guapo, pero su novio era un mulato impresionante de ojos claros, increíble, yo creo que era capaz de verle los músculos a traves del abrigo. Lo raro es que cuando nos despedimos Roberto, el novio, se dio la vuelta y yo también porque el tio era para girar la cabeza a su paso, lo cual fue raro pero no le di ninguna importancia.

Estuve con Fran ese finde como todos, mucho sex club, eso si desde aquella noche, siempre acabábamos en casa nosotros dos, fuimos al Cooper y a los típicos sitios, mucha disco y mucha fiesta, pero el domingo Fran tenia que trabajar, y yo me levante en esos dias que estaba cachondo perdido pero sin el culo de Fran para descargar, como era tarde me decidí que antes de irme a mi casa me pasaría por el Copper ya que el domingo por la tarde era el dia mas concurrido.

Y vaya si estaba concurrido, ¿sabeis a quien me encontré al entrar? si, a Roberto, el chulazo cañon novio de Alejandro, que nada mas entrar se estaba desnudando para quedarse en gayumbos el "Dia de calzoncillos".

- ¿Pero sabe Alex que estas aquí?
- Bueno, a ver nunca hemos dicho nada de ser pareja abierta o cerrada, el otro dia nombraste el sitio y me entró curiosidad.
- joder si lo se no digo nada, conozco a Alex, no se si le iba a gustar que estuvieras aqui.
- Vamos Marck, que no hemos nacido ayer, somos hombres... ademas queria ver si esto estaba asi lleno de chicos guapos como tú - vaya, sabia que Roberto se giró a mirarme por algo, lo sabía, y la verdad que a medida que se iba desnudando, yo iba alucinando con el cuerpo bronceado y musculado de aquel multado.
- Oye tio, que Alejandro es amigo mio....
- ¿Amigo? crees que es Alex es amigo tuyo cuando queria salir contigo y te follabas a otro delante de él
- joder, te lo ha contado ¿eh? se que hice mal, pero da igual, es tu chico y a mi no me van esas movidas.

Yo me tenia que decir eso mil veces en mi cabeza, pues Roberto y yo nos desnudábamos y nos comíamos con la mirada, el me miraba el pecho y los pelos y yo sus abdominales y el enorme bulto que ocultaba en el calzoncillo, era un hombre absolutamente increíble.

...él me miraba el pecho y los pelos...


Era peor cuando Roberto me acorralo contra la pared, se colocó cerca de mi, que podía sentir su respiración y en calzoncillos tocándose dijo...

- ¿Estas seguro Marck?
- Si, tio yo paso cada uno por su lado ... - yo ya estaba sudando de los calores que me estaban dando al ver a tan tremendo mulato.
- Bueno tu te lo pierdes - dijo Roberto que con un gesto rápido se bajó el calzoncillo para colocarse la polla que le colgaba, parecia un plátano, curvada hacia abajo perfectamente circuncidada ... un pedazo de pollón tan grande que durante segundos me quede sin habla,
- Eh... esto... si, es que Alex...  - no sabia ni que decir y Roberto entro para dentro con una sonrisita picara que yo conocía bien, esa sonrisa de te he dejado con la baba colgando. Lo peor es cuando se dio la vuelta y me dejó en el recibidor desnudándome, pude admirar su inmenso culo, dos nalgas enormes que no daban para disimular el tremendo culazo.

Roberto era un hombre para el pecado, y a mi me salia el angel y el demonio a ambos lados de mi cabeza, como en las películas, y uno me decía "no lo hagas" y el otro me decía "hasta el fondo".

Consegui evitar a Roberto buena parte de la tarde, que como no, se llevó las miradas de todo el local, pues el tio era con diferencia el chulazo de la tarde.

Hasta que después de alguna mamada por ahí y por allá, yo no me encontraba muy comodo, el local era sumamente pequeño por lo cual si querias evitar a alguien era difícil por no decir imposible no toparte con el mulatazo, que encima no disimulaba nada y se iba restregando a cada pase conmigo, era una tentación difícil de resistir asi que decidí que ya que ni estaba comodo ni estaba haciendo nada especial me iba a ir a casa.

Me fui al baño a darme un agua y secarme los sudores del local cuando por la espalda apareció como no puede ser de otro modo, Roberto. Se me acercó a la oreja y restregando el paquete de su calzocillo contra mi trasero, me dijo al oído:

- Me ha dicho Roberto que follas muy bien, ¿sabes? es una pena que él sea solo activo porque a mi también me gusta serlo a veces y se me pone durisima pensando en ese culazo peludo que tienes.

Yo ya no respondia bien y solo jadeaba de sentir a tan tremendo hombre detrás de mi, volvía el angelito y el diablo a ronronearme solo que, como de costumbre, al angel ya ni le escuchaba.

Cuando Roberto empezo a besarme el cuello lentamente me volví loco, mande al angel a tomar por culo que era lo que yo queria y en cuando Roberto me rodeó con sus enromes biceps yo le cogí lo meti rapidamente en el baño, pues había mucha gente y todos mirándonos.

En aquel pequeño baño como desesperados, nos comimos los morros hasta que yo bajé a comerle el rabo a Roberto, cuando baje el calzoncillo casi me da algo de ver aquella tranca, torcida como con forma de plátano, por lo que yo llamaba a aquellas pollas "pollas banana". Era enorme apenas podía comerle la mitad y pensaba que este chico de pasivo estaba totalmente desaprovechado con Alejandro


las pollas banana 

Roberto también me comió el rabo con esos dulces ojos no paró de mirarme incluso cuando le daba arcadas de comerme hasta el fondo. No paro de tocarme el pecho, que le encantaba. Roberto cumplió su promesa y me puso a cuatro patas para follarme, lo cual costó tiempo y esfuerzo pues aquel pollón descomunal me no entraba facilmente, pero una vez ya dilatado, la curvatura de la polla plátano me dio un placer tan descomunal en mi próstata, que me corría sin parar pues tocaba justo en el punto que me hacía gozar sin ni siquiera tener que tocarme la polla. Fue una sensación tan increíble que desde entonces siempre tuve una predilección por las "pollas banana", aquellas pollas con una curvatura que te estimulan la próstata de un modo increíble. Eso si, cuando el cabron se fue a correr se puso tan bestia, que de las embestidas me destrozó de dolor, el gritaba que se corria pero la corrida no llegaba y yo pensaba que me iba a desmayar de lo agotado que estaba del esfuerzo y del dolor, solo recuerdo gritar "correte ya que me rompes en dos". Os juro que cuando se corrió fue un alivio descomunal.

- Marck, oye no le cuentes nada de esto a Alejandro - dijo ahora con cara de corderito degollado.
- Pero tu no había dicho que no tenis nada pactado,  no debería importarle ¿no crees?
- Bueno, por si acaso...

Note enseguida la mentira en la cara de Roberto, asi que hice lo que creo que debía de hacer, sali del Copper y llamé a Alex,

- Alex tio, mira, he visto a Roberto en el Copper me ha parecido raro porque se como eres tú, igual me meto en lo que no me llaman pero creo que...
- Haces bien Marck - contesto al otro lado del telefono - te lo agradezco, y ese hoy tiene la maleta en la puerta de casa.

Me lo imaginaba por como era Alex y como quiso siempre una relación seria y fiel conmigo, la verdad es que era un tio de puta madre y yo un miserable por follarme a su chico y encima no constarselo. No tuve valor y tampoco creo que cambiara mucho la cosa pero me volví a sentir fatal hasta que llego el mensaje de Fran del dia siguiente

"Marck, estoy ... no se como decirte... tenemos que hablar ¿ok? Cenamos mañana juntos en sitio chulo"

Oh que sorpresa, ¿será que antes de declararme yo queria declararse Fran? jamas habíamos tenido un "Tenemos que hablar".

"Cenamos en el Nubel en el Reina Sofia, ponte guapo es un sitio elegante" - respondí

Y asi pasaron esas 24 horas tan despacio que me queria morir, no dormi nada aquella noche pensando como hablar con Fran, como decirle que queria formalizar nuestra relación y como iba a reaccionar, o si se me iba a adelantar, y se pondría de rodillas y me diria lo mucho que me quiere, pero ... ¡es Fran! eso no iba a ser.

Llegamos los dos con nuestras americanas, guapísimos, peinasidismo y sonrientes

- ¡Qué guapo esta Marck!
- Tu siempre lo estás pero hoy tienes un brillo especial

Empezamos a cenar los dos un poco nerviosos por el sitio pijo y caro que no era muy habitual entre nosotros, musica preciosa, vino... era el momento de hablar:

- Oye Fran....
- Si, si tengo que decirlo ya. - yo dejé que hablará el primero un poco por cobarde - mira Marck sabes que te quiero muchísimo ...

Yo ya veía la boda, el padrino y el nombre de nuestros hijos Claudia la niña y Alejandro el niño.

- Sí, si lo se, como yo a ti. - respondí cogiendo la mano de Fran que estaba muy nervioso.
- Mira, habrás visto que ultimamente estoy mucho en el trabajo y no he podido estar mucho contigo.
- No te preocupes por eso Fran - dije entre sonrisa.
- Si, si me preocupo Marck, mira me han propuesto para un proyecto para colaborar con la Interpol - al escuchar estas palabras lo primero que pensé es... ¡que coño me estas contando!
- Ah,,, enhorabuena imagino - dije sin saber muy bien por donde iba a salir la conversación.
- Si, es una promoción muy buena, pero... ejem - la cara de Fran cambio a modo serio - bueno el trabajo es para colaborar con la policia de Brasil. Y.... y yo tendría que irme unos años a vivir allí. Todavia no es seguro ni nada, pero tendré que ir a Brasilia y a Sao Paulo a unas entrevistas en breve y quiero que seas el primero en saberlo.

En aquel momento mi mundo se vino abajo. Otra vez.

- Fran - dije medio llorando con la voz entrecortada - ¿me estas diciendo que te vas a ir a vivir a diez mil kilómetros de aqui?

A Fran se le humedecieron los ojos y estuvo a punto de llorar, asintió con la cabeza sin decir palabra, los dos sabíamos lo que eso significaba.







jueves, 26 de septiembre de 2019

Capitulo 54: El pasado: el remontar (por Fran)


Me decía una y otra vez que tenía que salir, pero nunca me apetecia. Yo, que me había follado a la mitad de Madrid en los noventa, no me apetecia salir. Hacía ya bastante tiempo desde que murió mi novio, Julio, el primera año fue ... como decirlo ... un horror, entre los antidepresivos que me tomaba y las pastillas que me daba el medico no recuerdo tener ningún deseo sexual. El segundo vas remontando, me quite la mierda de los ansiolíticos pero seguia sin querer salir, menos follar. Después conseguí salir de aquello con la misma vida sana que tenia cuando opositaba para Policia, pero con los chicos mal, cualquier atisbo de contacto mas allá del sexual acababa conmigo dándole puerta al pobre loco que se intentará acercar un poco a mi.

El verano de aquel año, me dije que seria diferente, cogí unos dias de vacaciones para visitar Sitges, aunque sabía que sería imposible borrar el recuerdo de cuando Julio me llevó allí por primera vez. Pero ¿Donde ir cuando has conocido todo con él? Ya habían pasado unos añitos, y necesitaba remontar. Hay un momento que el cuerpo te pide remontar.

Cogí el avión, el coche de alquiler y en Sitges que me planté. Como casi siempre aproveche un poco la tarde para tontear en la playa antes de salir por la noche a los Sex Clubs de la ciudad. Las saunas me cansaban un poco, asi que mi objetivo era el XXL, un poco de disco en la primera planta y un cuarto oscuro en la segunda.

Paseé un poco por la Calle del Pecado, la central de Sitges viendo las terrazas llenas de maromos a mi alrededor, se notaba que era "carne fresca" pues robé las miradas de varios macizos y algunos turistas que no hablaban ni papa de español. Tampoco tuve mucho interés en pararme, prueba de que todavía me costaba acercarme a alguien que no fuera simplemente para echar un polvo.

Al llegar al XXL me quité la camiseta y me puse un arnés que me había comprado por aquello de darle un poco más de morbo a la situación, sin embargo era el único que llevaba algo fetichista, había mucho turista remilgado, obviamente de esa guisa capté las miradas de todo el local.

Y sin embargo, de todos aquellos rubitos alemanes me fijé en un maduro bastante sexy, cabello moreno pero ya tirando blanco, muy alto y bastante fuerte, muy fuerte, solo había que verle las piernas y que estaba ahí bastante despistado "será ingles o francés" me dije, a veces me pasaba eso que entraba en un lugar y tenía la presa. Iba a por ella.

Me senté a su lado para tomar lo mismo que él:

- Una cerveza - dije al camarero para que por lo menos se diera cuenta de que era español.

Nada, el tio estaba ahí bastante despistado, se giró un poco cuando hablé y nada, no dejaba de mirar la pared. Bueno, vamos a ver que se cuece arriba, seguro que en un rato sube. A la segunda planta se accede a través de una escalera de caracol. Allí estuve mientras algunos maromos me comían el rabo esperando a aquel maduro cañon, pero nada, no subia, así que volvía bajar y allí seguia tomando unas cervezas.

No entendía nada, asi que pedí otra cerveza y con mi descaro empecé a habar con él:

- ¿Español?
- Sí, de Madrid ¿y tú?
- También de Madrid macho.
- Vaya, que casualidad - Dijo, como no le veia demasiado animado empecé a tontear un poco acercándome a él
- ¿Te gusta? - dime mostrando mi pecho con el arnés
- Si mucho , el arnés te queda genial con ese cuerpazo, nunca había visto uno.
- ¿Nunca? ¿en serio? ¿que pasa que no sales mucho?
- Pues no la verdad. Estos sitios no son lo mio, me he acercado un poco para ver el percal, pero me siento fuera de lugar.
- Vaya que pena  - dije yo.
- Pena ¿por qué?
- Me hubiera gustado que vieras el percal conmigo allí arriba

Creo que el madurin se quedó loco, de repente no supo ni que decir.

- Perdona te he molestado - dije yo acercándome un poco más.
- No, uf eres el hombre más guapo de todo el local , como iba a molestarme - respondió.
- Entonces ... ¿subimos?
- No - pues vaya, vaya corte, seguia sin entender nada.
- Vale, bueno disculpa.
- Es que no me gustan estos sitios , si es para estar con hombre como tú , prefiero una cama. ¿Y tú?
- Bueno...
- Mira, tengo una casa aqui cerca, podemos ir paseando y estamos allí.

Aquello no lo esperaba, alguien que esta en cuarto oscuro y se va para follar en casa, pero no se porque aquel mature me ponía mucho, mas después de oírle hablar, tenia ese aire interesante, culto y educado. Mira, en cualquier caso vivia cerca, podría volverme si la cosa sale mal. ¿Follaría bien? Sólo había una manera de saberlo

Acepté el paseo, que bajo la noche de Sitges todo parecia un poco como de cuento, una ciudad bonita y el tio era también muy divertido, en ningún momento me sentí fuera de lugar y por primera vez en mucho tiempo, no  me sentí que tuviera que rellenar una conversación, cosa que me venia pasando muy a menudo, todo fluía como si nos conociéramos de toda la vida.

Llegamos rápido a su casa, preciosa y de buen gusto, me preguntaba en que trabajaría ese hombre, pero no quise preguntar por miedo a que preguntará lo mismo.

Nos sentamos y me ofreció un vino, que elegante y que caballeroso. Todo un señor. Yo que ya iba un poco contento de las cervezas y cachondo a más no poder no podía aguantar más.

- ¿Vamos al dormitorio?
- Arriba - sonrió él sin decir más palabras.

Subimos y de repente, aquel amable caballero me tiró en la cama. Vaya, era fuerte sin duda. Aquello prometia

Aquel maduro empezó desabrochar su camisa y su cinturón mientras no dejaba de mirarme

-Anda tú también, desvístete -  dijo el desconocido.

Yo no tarde nada en quitarme bermudas y camiseta pero el iba despacio. Me quedé en bolas mientras no quitaba el ojo de mi cuerpo. Sonrió al verme completamente desnudo y se acarició el bulto que tenía sobre el pantalón.

- ¿Que te parece si me lo quitas tú? - dijo él

Yo me arrodille ante él quitándole el cinturón  y le bajé los pantalones, aproveche para tocar un poco su creciente entrepierna. Podía sentir como crecía entre mis manos

-Anda, quitame los calzoncillos

Con mucha delicadeza deslicé su calzoncillo hacia abajo y entonces salió disparado su pollón que fue a darme un golpe en la cara. Menuda erección tenia el jodido maduro.

- Joder tio, que dura tienes al polla.

Entonces no tarde mucho en metermela en la boca y comenzar a chupar ese gran rabo duro y delicioso. Pero el desconocido no debía de estar mucho para mamadas porque rápidamente me cogió, y me puso a cuatro patas. Cogio una goma de la mesilla de noche y empezó a meterme la polla con gran delicadeza, volvió el caballero. Yo intenté dilatar rápido porque el tamaño del rabo era considerable y yo llevaba bastante tiempo sin follar, me costó esfuerzo pero delicadamente fue metiendo hasta que estuvo todo dentro, bien a fondo. Se aseguro primero de estar hasta el fondo con muchísima delicadeza y movimientos muy lentos. Entonces me empezó a empotrarme tan fuerte que pensé que me comia el cabecero de la cama. Vaya caña llevaba el tio, a su edad, empotraba mejor que muchos chavales mucho mas jóvenes. No bastó toda mi fuerza física para dominar a ese activo, me acabé comiendo el cabecero de la cama mientras me aferraba con fuerza a al colchón de cama. Cuando ya llevaba un rato sentí que me iba a reventar ahí a cuatro patas de las follada que me estaba metiendo.

- Correte cabrón, que me vas a partir en dos...

Y muy obediente aquel hombreton alto sacó el rabo de mi culo con rapidez, se quitó la goma y roció mi culo de lefa que rapidamente empezo a gotear por mis piernas... la sensación del semen caliente corriendo por mi cuerpo me excito tanto que bastaron un par de meneos a mi polla para correrme y correrme de tal modo que me salpique a mi mismo toda la cara de leche.

- Jajajaa, estás muy guapo tan blanquito niño - dijo él cuando los dos no podíamos para de reír de ver aquella escena.
- Jejeje, no seas cabrón y déjame una ducha o algo
- Claro hombre ven por aqui

Amablemente me acerco a la ducha y yo no veia, pues la leche me había entrado en un ojo y apenas podia aguantar el escozor que me producía.

- Ten cuidado que no ves por donde vas - me advirtieron, pero no se que paso que con el agua resbalé en la entrada de aquella ducha y ... me metí una buena hostia. Imaginad el espectáculo de ver al tio que acabas de follarte, con una piera en la ducha la otra en el lavabo, con la cabeza en el suelo y un brazo al lado de water... Me quedé un poco atontado y en seguida llego mi follador para ver que había pasado.

- ¿No te he dicho que tuvieras cuidado?
- Ayúdame anda, ten cuidado estoy sangrando
- Te has dado con la mano en la rendija y te está sangrando.

Muy amablemente de nuevo aquel hombre me cogio me llevo a la cama y preparó un botiquín que tenia. Se acerco a mi y empezo a hacerme la cura

- Puedo hacerlo yo - insisti aunque estaba encantando del cariño con el que aquel extraño me trataba.
- No te preocupes ¿sabes? has tenido suerte - respondió.
- Ah ¿si?  ¿por qué?
- Porque soy médico.

Pues si que había tenido suerte, sí. Y no solo por eso. Hablamos de algo más y enseguida volvimos a conectar, no me hicieron falta puntos y la herida curo muy bien, la conexión entre nosotros no se describirla, sentí como si conociera a aquel hombre de toda la vida.

- Oye - dijo él cuando habíamos hablado un buen rato - Me doy cuenta de que no se como te llamas.
- Soy Fran tio ¿y tú? - pregunté.
- Alberto, me llamo Alberto.


A Alberto
Que cuidó siempre de nosotros
desde el principio hasta el final.


miércoles, 18 de septiembre de 2019

Capitulo 53: El pasado: la peli porno (por Marck)




- Marckitos, Yohana dice que te espera al final de las clases a la salida - me dijo Alvaro a punto de entrar en clase.
- Joder, otra vez, querrá quedar esta tarde - contesté
- Hostia tio, pues la dices que no, ni de coña, mis padres no están en casa hoy hasta las mil, tenemos que verla y tenemos que verla juntos.

Alvaro que era mi vecino del mismo bloque de pisos donde vivia mi padre se lo había montado para coger una de las películas porno que su padre había grabado del Canal Plus, una televisión de pago de la cual su padre se había suscrito y que llevaba poco tiempo en España.

- Ya tio, es la primera porno que veo en mi vida, ya hablaré con ella, ahora tenemos clase de Mates y después de Ética tio me voy que llego tarde. Ademas con el Emilio, joder con el asco que le tengo - respondí.

Nos fuimos cada uno a nuestras clases, Alvaro y yo teníamos la misma edad y estábamos en el mismo curso pero cada uno en letras diferentes. Siempre habíamos tenido mucha amistad, incluso antes de que trasladaran a mi padre a Cataluña, dónde vivi unos años de mi vida, y la verdad que lo echaba de menos, una vez que has vivido junto al mar ya no lo olvidas nunca.

- ¿Qué tal Marckitos? - dijo Emilio nada mas verme entrar en clase.
- Bien hasta que te he visto - respondí yo de mal modo, ya que le tenía una mania casi desmedida a aquel chaval.
- ¿Porque tienes que ser asi de ganso siempre? - dijo Emilio con razón.
- Porque no me gustan los mariquitas como tú ¿vale? - Emilio era realmente muy afeminado y a mi me ponía nervioso, yo al contrario con mis doce años ya me había salido el bigote, me tenia que afeitar, me cambiaba la voz cada dia, me desarrollé tan pronto que nadie imaginaba que aquel chavalin que yo era, era tan joven.
- En fin, siempre tiene que estar dando la nota, si no, no eres tú.

A pesar de que era un poco trasto en el colegio, sacaba buenas notas y casi nunca le tenían que dar toques de atención en el cole a mis padres, con lo cual las gamberradas que hacía pasaban casi inadvertidas. Mates las odiaba, pero Ética me encantaba, era una "maria", una clase fácil y el profesor no se enteraba de nada, yo por llevar la contraria elegi Ética en lugar de Religión, porque si no llevaba la contraria no era yo, aun con la desaprobación de mi madre. Pero la razón por la que mas me molaba la clase de Ética es que los mas gamberros nos sentábamos detrás, el profesor Don Mariano a penas se enteraba de nada. Uno de esos dias de clase vi a a mi compañero Agustin un dia sacándose la polla en medio de clase con los del grupito de atrás, con disimulo obviamente para que no se enteraran las chicas que se sentaban delante.

- ¿Que haces Agus? - dije aquel dia sorprendido.
- Sacándonos la pollas Marck, ¿tú como la tienes?
- ¡Qué dices tio! pero que nos van a pillar - dije yo algo impresionado.
- Anda Marckitos, que tú ya debes de tener pelos en los huevos - a mi eso no se porque me puso mucho, porque por supuesto con esa edad ya tenia pelos y bastantes.
- Pues claro tio , mira - dije bajándome la bragueta y enseñando el rabo al resto.
- Joder que cabrón el Marck que pedazo de polla cabrón
- Es que pareceis que tenia pollas de niños - era verdad, mis compañeros eran muy imberbes, mientras que yo ya parecia un adolescente, eso si, no crecí mucho más, ni yo ni mi polla, ¡qué le vamos a hacer!
- ¿Y te haces pajas Marck? - preguntó Agustin que tenia el sexo metido en la cabeza todo el dia, bueno creo que todos los que descubríamos nuestra sexualidad lo teníamos.
- Pues claro tio, varias al dia, mogollón
- ¿Pero echas lefa y todo?
- Si tio, desde hace ya un año que me sale mucha leche, no sé, a Alvaro no le sale todavia pero a mi me empezó una noche en un sueño y desde entonces no he parado de hacerme pajas.
- Marck - dijo Pedro, otro de los compis - ¿y le has tocado las tetas a la Yohana?
- Que va tio, no se deja dice que hasta que no seamos novios serios nada.

No sé porque yo tampoco tenía el interés desmedido de mis compañeros en tocarle las tetas a Yohana, que todo hay que decirlo era de las chicas más guapas de la clase, pero mientras mis compañeros babean bastante con las chicas yo era mas pasota, Yohana fue compañera mia, y no se muy bien como en una salida por la tarde empezamos a tontear hasta darnos unos besos, lo cual significaba a esos años que debíamos de ser como novios. Pero era obvio que a mi todo eso no me hacía mucha ilusión, ni estaba enamorado ni nada de eso.

- ¡Eh tios! Nos hacemos luego unas pajas en el baño ¿Mark nos enseñas como te corres tio?
- Joder me molaría mazo - de repente esta idea me gustaba mucho mas que la de tocarle las tetas a Yohana - pero tendrá que ser rápido tios, he quedado con Alvaro para ver una película porno que tiene su padre.
- Ala! que cabrón, yo nunca he visto una peli porno - dijo el resto.

Y asi hicimos, al finalizar las clases y en lugar de pirarnos nos quedamos un rato en los baños, al final nos quedamos los cuatro gamberros que no nos rajamos por nada, nos metimos como pudimos en uno de los baños que había en el colegio. Era minusculo pero cabíamos los cuatro.

- Venga tios, rabos fuera - dije yo que era el que mas prisa tenia
- Joder Marckitos que a mi no me sale leche todavia - dijo uno de los compañeros.

Empezamos a menearnos las pollas los cuatro con ganas, yo no se muy bien porque a mi me molaba todo eso, me gustaba estar con hombres, pensé que por ser el mas desarrollado de todos los chicos seria síndrome de superioridad, porque tampoco me gustaba mucho ver sus pollas.

- Mira tio, me corro - habíamos dejado la tapa del water cerrada y eché una buena corrida sobre él, al verme a mi otro de los compis hizo lo mismo, y dejamos el water lleno de lefa mientras el resto miraba.
- Joder que cabrones - dijo uno de los chicos que todavia no se corria - pero habrá que limpiar esto ...

Ya nos habíamos ido todos riéndonos del pobre, que inocente era. Yo salí escopetado de clase nervioso perdido, iba a ver una porno, como mucho había visto unas tetas en la TV en alguna de las películas españolas de la época del destape, pero cuando eran muy subidas de tono mis padres me mandaban a la cama.





Merende a toda prisa y le dije a mi madre:
- Me bajo a casa de Alvaro luego vuelvo.

Mi madre no dijo nada, no paraba por casa, solo en los exámenes pero como sacaba buenas notas tenia mucha libertad. Llegué a casa de Alvaro, con quien ya había cierta complicidad, pues nos habíamos visto las pollas y teníamos mucha confianza, prácticamente era mi mejor amigo.

- Mira ven -  dijo Alvaro llevándome a la habitación de sus padres - detrás del armario las tiene guardadas

El cabrón se había pasado dias buscando las cintas VHS de su padre en las cuales había grabado películas normales al principio pero había dejado el final de la cinta para grabar la porno que echaban a las tantas de la madrigada

Nos llevamos la cintaal salón donde estaba el video y comenzamos a ver aquella película normal y la pasamos para adelante, entonces empezaba la porno.

- Uf, como estoy ya macho - dije yo sacándome el rabo ya empalmado preparado para hacerme una paja con la peli porno
- Eh! espérame tio ! - dijo Alvaro mientras se tumbaba en el mismo sofá que yo y se sacaba la polla para masturbarse conmigo.

Comenzamos a ver la peli que empezaba con alguna tipica escena donde las mujeres eran las protagonistas, empezaban a desnudarse y yo ya estaba cachondisimo:

- Uf, joder que tetas Alvaro
- Ya te digo, son iguales que la profe de Lengua ¿verdad?
- hostia la "seño" Carmen, que bufas tiene ...

La película siguió y la mujer se encontro con un chico americano, rubito, guapo y bastante fuerte, un chico que me pareció muy atractivo, no sé pronto perdí el foco en aquella mujer para empezar a fijarme en el chico. No tardó mucho el muchacho en cuestión en empezar a quitarse la ropa y enseñar un torso muy musculado que a mi me encantó. Fue entonces cuando el chico se sentó en una cama y la chica empezó a quitarle los pantalones, y dejare en calzoncillos. Tras un breve masaje yo no podia parar de mirar el bulto que le salia del calzoncillo que tanto me estaba excitando. Y fue entonces que la chica le quitó el calzoncillo dejando al muchacho con la polla al aire, de repente la vision de aquella polla de un hombre, un hombre hombre, me produjo una descarga en todo el cuerpo que no olvidaré, se me erizaron todos los pelos, mi cuerpo se estremeció como si le diera una descarga eléctrica, no era un polla muy grande ni muy pequeña, era simplemente preciosa. Bronceada con el capullo al aire, y que la chica no tardó en meterse en la boca. Yo no podia dejar de ver aquello, como una descarga de placer recorria todo mi cuerpo, mi propio polla estaba durisima como una piedra, y entonces en cuestión de segundos lancé una corrida que me dejó mi propia cara llena de lefa ante la mirada incrédula de mi amigo Alvaro.

- Pero ... Marck ... ¿tan pronto tio?
- Hostia Al no sé que me ha pasado. - dije yo todavía descolocado de lo que me sucedia - voy al baño a limpiarme macho.

Fue al baño consciente de que a esa edad en un breve periodo de tiempo estaría listo para correrme otra vez. Me miraba al espejo como preguntándome porque me había excitado tanto esa polla, pensando en mi compañero Emilio, me dije a mi mismo que seria la novedad y volví al salón.

- ¿Estas bien Marck?
- Si, si, claro, es que es la primera porno tio, joder me he puesto a mil..
- Vaya chorro de leche tio, joder ¿porque a mi no me sale?
- Ya te saldrá macho ..

Esperamos un rato y continuamos con la misma escena donde lo habíamos dejado, esta vez la chica se metió por el coño la polla del chico que seguia recostado y que a mi me seguia fascinando, fue entonces cuando Alvaro, que también era bastante imberbe y poco desarrollado y estaba a mi lado me solto un:

- Joder Marck, tio que pareces un hombre que rabo tienes tio ¿te la puedo tocar?

Yo me quedé paralizado con los ojos como platos de que mi amigo me dijera eso,  no me lo esperaba, pero no me disgustaba, tras un breve silencio me quedé pensativo y me pensé ¿porque no?

- Si, si claro, mira toca - dije dejando mi polla libre para que Alvaro pudiera tocarla con su mano.

Alvaro alargo la mano y empezo a masturbarme suavemente y muy despacio

- ¿Quieres tocar la mia Marckitos?  - dijo él, y yo ya que estábamos en pleno tema no me opuse
- ¿Te gusta asi? - dije yo mientras se la tocaba con delicadeza.

Estuvimos un rato masturbándonos el uno al otro mientras veiamos la película, había bastante sexo oral que ninguno de los dos habíamos visto nunca

- ¿Como tiene que ser meterse una polla en la boca Marck? - dijo Alvaro que aquel dia no dejaba de sorprenderme pues veia en que dirección iba aquella conversación.
- Pues no se ... ¿probamos? - solté yo ni corto ni perezoso aprovechando la situación.
- ¿Quieres que te la chupe? - dijo Alvaro como buscando mi aprobación
- Vale, ¿pero eso no es de maricones? - dije yo, ya que al fin y al cabo era lo que me habían enseñado
- No, hombre no, es por experimentar
- Ah, vale, entonces dale

Alvaro se arrodillo justo delante de mi, y yo estaba sentado en el sofa, con un poco de cosa cogió mi polla y la miro un rato, pensativo del paso que iba a dar. Cerro los ojos y le dio un lametón

- ¿A que sabe? - pregunté yo
- A nada, no se, como cuando besas una mano
- Uy ¿que raro no?

La conversación se tornaba de lo mas surrealista, entonces Alvaro en lugar de darle un lametazo empezó a meterse un poco el capullo en la boca, lentamente copiaba, como podia, lo que había visto en la TV, yo ante la sensación de tener una boca húmeda aunque inexperta en mi polla la tenia muy sensible, sentia cada lametazo que daba la lengua de Alvaro sobre mi rabo, que volvia a estar duro como una piedra.

- Tio como sigas me corro otra vez.
- Oye no te corras en mi boca tio, que asco ... - ya muy tarde aparte la cara de Alvaro como pude porque veia que me venia otra corrida, que esta vez cayó sobre mi pecho y me manchó otra vez entero.
- Hostias ... uf que pasada tio ...

Yo veia la cara de Alvaro entre medio arrepentido o medio jodido porque a él no le salia leche todavía.

Me limpié y juramos no contárselo a nadie del cole ni hablar de ello con nadie, aunque volveríamos a hacerlo mas veces, yo me fui a mi casa extrañado. No me gustaban los mariquitas y sin embargo, la vision de aquella polla me había estremecido, ¿y lo que había pasado con Alvaro? ¿quería decir que yo también era marica? No, me dije, seguramente solo serán cosas de niños.



viernes, 6 de septiembre de 2019

Capitulo 52: El héroe



Os podeis imaginar que el viaje a Torremolinos fue una autentica pesadilla. Fran se dio cuenta perfectamente de lo que me pasaba, o al menos eso yo creia. Sabia que yo queria algo que el no iba a darme.

Prueba del enfriamiento es que no volvi a dormir abrazado a Fran, yo siempre "defendia entre mis brazos" cada noche a aquel hombre fuerte y duro, pero desde entonces dejé de hacerlo. No se porque ya no me apetecia. Y eso era un sintoma evidente de que algo empezaba a moverse dentro de mi.

Al volver a Madrid lo vi claro, tenia que empezar a alejarme de Fran e intentar ser amigos. Amigos. Solo amigos, si eso era posible.

Los treinta se acercaban peligrosamente, el verano pasaba con la llegada de septiembre y otro verano mas, yo no había conseguido tener un triste novio, al fin y al cabo yo solo salia con Fran, follaba con Fran y babeaba con Fran. Para colmo de males acabe por fin comprando la mitad de la casa que había comprado con una novia, después de años de peleas, gaste mis ahorros en comprar una casa que no valia una mierda después de la crisis de 2008. En aquel otoño de 2009,  solo un año después, la crisis nos golpeaba de lleno, yo tenia trabajo pero todos temíamos perderlo, las cifras del paro no hacían mas que aumentar, la bolsa se hundía, y los politicos de este pais no hacían nada por las muchas personas que se quedaban sin hogar, España estaba echa una mierda, y lo peor es que lo peor estaba por llegar.

Los sex clubs tampoco eran lo de antes, entre grindr y la crisis, los 10 euros de media de una entrada se empezaban a convertir en un lujo para muchos, tanto que a fin de mes, muchos de los sex clubs estaban prácticamente vacíos, bueno, sex clubs y restaurantes y bares y de todo.

Empecé a intentar cambiar y creia poder conocer a algunos chicos interesantes en Grindr, tenia citas, pero nadie me llenaba, y alguno que lo hizo, para colmo de males, resulto que le interesaba mas mi trabajo, mi casa o mi coche que yo, descubrí la mezquindad del mundillo gay, porque ya hay que ser mezquino para intentar ser el mantenido de un chavalin de tan solo 29 años.

Y asi empece a odiar el mundo gay, un mundo en el que yo cada vez encajaba menos, un mundo interesado, superficial y frívolo donde solo importaba el dinero que tenias, lo guapo que eras o las influencias que tenias. A pesar de que antes era una persona de cierta espiritualidad, llegué a odiar a Dios por hacerme gay. Para mi era un castigo. Me da miedo pensar que hubiera pasado en esa época con aquellas terapias para "curar" la homosexualidad, porque a veces pienso que hubiera caído en esa trampa.

Con el tiempo, empece a pensar que dejar pasar a Pierre fue el mayor error de mi vida, y que lo iba a pagar caro. Os podeis imaginar la ilusión que me hizo recibir un mensaje suyo aproximadamente un año después de nuestra despedida, venia a Madrid, nos veríamos para tomar algo y ponernos al dia, esa fue la mia, me puse mis mejores galas para quedar con él, "vengo con una sopresa" me dijo, ¿que será?

Pues la sorpresa no era otra que el chico que venia con el de la mano:

- Marck ! ¡Qué ilusión me hace verte! este es Ivan, mi novio - "mi novio", su puta madre, el novio de los cojones, encima era requeteguapo, requetelisto y requetetodo. Perfecto. De repente el suelo se abrió un poco mas bajo mis pies.

La verdad que no me fue del todo mal la noche, Ivan era encantador y yo con cinco copas de más lo único que pude decirle es que "eres el hombre más afortunado del mundo" y lo dije de corazón, había que aceptar la derrota, otra más en mi historial.

¿Sabeis aquello que dicen que las desgracias no vienen solas? ¿verdad? En una cena con Alberto el se empezó a marear, se sintió mal, no solo eso, si no también estaba empezando a perder mucho peso,  aquello confirmaba mis sospechas, Alberto estaba enfermo, mi hermanito mayor, estaba enfermo y nadie me decía que coño pasaba.

Si todo me iba mal  y cuando piensas que no puedes caer más bajo, iba a tardar poco en coquetear peligrosamente con las drogas, todo el camino allanado para darme una buena hostia.

Pero ¿sabéis lo más patético de todo? Pues que había gente que me tenia envidia, si, con este historial de mierda, había gente que me tenia envidia. Yo era joven, era guapete (las arrugas no habían aparecido todavia), tenia una buen trabajo y sobre todo tenia un chulazo detrás de mi, con esto a la gente le pareció suficiente para tenerme envidia, veían solo esta parte, y eso que no estoy hablando de la era Instagram. Aquello me cabreaba tanto que un chico que llego a decirme que "me tenia envidia" y se puso realmente pesado conmigo le acabe propinando dos puñetazos, con lo cual me lleve una buena denuncia y una buena indemnización por daños y perjuicios. Como bebia como un cosaco y era bastante testosteronico, Fran me salvó de mas de una movida, pues siempre ejercía de policia bueno ante mi carrera hacia abajo y sin frenos, no si la salvedad de que a veces Fran también se metia en movidas, lo cual acabó confirmando que yo tenia que tenia que cortar por lo sano.

Es muy fácil decirlo, pero muy difícil hacerlo.

Pues una de esas noches Fran me llamó para salir a la Sala Changó, donde se empezaban a organizar ya fiestas gays, en esta ocasión el Mad Bear empezaba en Madrid con bastante exito. Esa era la sala que mas tarde serviria para la famosa fiesta Kluster que se organiza los sábados en Madrid. Bears y musclebears. Acepté con la idea de que esa iba a ser una fiesta distinta pero iba a ser una de mis ultimas fiestas con Fran, si no, la ultima.

Todo indicaba que aquella noche iba a ser fácil hablar con Fran, pues al final íbamos a ir solo él y yo solos, la oportunidad perfecta para hablar.

Bueno, eso pensaba yo, porque la musica a tope de la disco hacia imposible hablar nada de nada. Yo estaba ya a los 15 minutos de estar ahí hasta los cojones del "chunda-chunda" y preguntándome que coño estaba haciendo allí. Para colmo de males Fran se pone a hablar con otros chulazos peludos, como no, y yo que ya no veo donde o como puedo hablar con la criatura pienso que lo mejor es irme de aquel sitio, estaba cansado, ya hablaremos otro dia:

- Oye Fran, me voy a ir, estoy cansando ¿vale? hoy duermo en casa.
- Toma - dijo Fran dándome la mano
- ¿Qué es esto? - dije yo al ver una especie de pastilla cuadrada en mi mano
- Un éxtasis que va a ser ¿nunca lo has probado?

Mi cara de flipado en esos momentos debió de acojonar a Fran, porque se quedo blando pensando haber metido la pata hasta el fondo ya que Fran y yo apenas habíamos hablado de drogas que no fuera cuando nos fuimos a Ibiza o los porros que nos fumábamos de vez en cuando:

- Pues si, claro que las he probado, con los heterofriends, pero cuando tenia 20 años... la verdad...
- Si, vamos es que ahora tienes 65 no te jode. Bueno como quieras ¡eh! que no pasa nada, si no pues nos vamos y ya está.

Y no se si por aburrimiento o por la excitación de hacer algo prohibido con Fran me cogi la pirula y me la trague:
- Hostia Marckitos, ¡ allá vamos ! - dijo Fran mientras se tomaba la suya

Esperamos un poco bebiendo algo de Redbull a que nos hiciera efecto sentando en los sillones que hay en los laterales de la sala.

- Oye Fran , yo queria hablar contigo ...
- Dime Marck
- Que.... - no se porque no sabia donde empezar - ¿te hace efecto?
- Creo que si, joder, me esta subiendo de la hostia - Fue entonces cuando pensé que a Fran le pasaba algo, porque le dio como una hostia que a mi eso nunca me había pasado
- ¿Estas bien?

Fran me miro con los ojos muy abiertos:
- Uf que hostion, vamos a bailar Marck
- Si pero vamos a ... - entonces a mi también me dio el hostion, un subidon, el buen rollo, adios cansancio, adios ganas de hablar, solo tenia ganas de bailar - Vamos !!!!

Fran y yo estuvimos un rato bailando hasta que sin razón nos dieron muchas ganas de tocarnos el uno al otro. No podíamos parar de tocarnos y después abrazarnos, y besarnos, besarnos como si no hubiera un final o un mañana.
- Marck yo... - Fran me hablaba cabizbajo - yo... sabes que no se me da bien expresar mis sentimientos, ¿verdad?
- Lo sabemos todos Fran, se que los tienes no te preocupes
- Si, si joder si me preocupo
- ¿Porque te preocupas Fran? - yo estaba atónito viendo como el éxtasis nos golpeaba el cerebro y sobre todo el habla.
- Pues... pues que te voy a perder - arrea, esa no me la esperaba
- ¿A mi? ¿a mi porque? - estaba encantando del efecto del éxtasis sobre Fran.
- Por que si, porque tienes razón, tienes razón en lo que me dijiste en Ibiza. 

Fran y yo no habíamos hablado en todo este tiempo de aquella noche en Ibiza, de echo no sabía si quiera si se acordaría porque Fran había tomado algo, que ni siquiera se lo que era, pero estaba claro que se acordaba, le había dicho que  era un cobarde por no atreverse a tener otra relación después de que Julio, su ex pareja, falleciera.

- Mira Fran, no tienes que justificarte, somos muy distintos no pasa nada, se que me quieres y sabes que te quiero, lo pasamos bien...
- Ya pero no quiero perderte Marckitos - uf, tengo que decir que ese Fran me encantaba, sabia que iba a durar pocas horas pero queria aprovecharlo. Iba a aprovechar que estaba asi para sacarle de todo.
- No vas a perderme, sabes que Alberto y yo siempre estaremos ahí. - pregunté a ver si soltaba prenda sobre algo de Alberto.
- ¿Alberto? - de repente la cara de Fran fue  un poema, se notaba la cara de preocupación, pensé que por fin iba a decirme que pasaba - mira Marck... lo que tengas que hacer con Alberto date vida, no hay mucho tiempo.

Aquello hizo que mi sensación de felicidad se relativizase hacia una sensación de estar muy sensible, era la confirmación que necesitaba, tenia darme prisa si queria aquella noche con Alberto.

Fran y yo seguimos bailando como locos pero pronto encendieron las luces (ya!) nos miramos atontaos como si no pudiésemos creer lo rápido que ha pasado el tiempo. Nos habíamos besado y abrazado sin fin en una noche mágica, pero no queríamos irnos ya. Asi que varios chicos nos invitaron con ellos a irnos a una sauna, era tardísimo, pero nos dio igual, esa noche no existia el sueño ni el cansancio.

Y para la sauna que nos fuimos, de la mano, Fran estaba romántico y no paraba de decirme lo mucho que me queria, me abrazaba, me besaba yo ni le reconocía, el pecho de hojalata era puro corazón

Llegamos a la sauna y nos desnudamos en las duchas y nos dimos un poco de agua que estábamos ardiendo, fruto de las drogas que habíamos tomado

Llegamos a la sauna y nos desnudamos en las duchas y nos dimos un poco de agua 


Seguimos hablando, y recuerdo perfectamente como captamos las miradas de los otros con nuestros besos en la piscina, nos acariciamos y besamos como si no hubiera un final, y el resto de los chicos nos veia con cierta envidia, yo solo pensaba en que esa noche durará para siempre.

Fue entonces cuando mire hacia un lado de la piscina y le vi a él, no se me olvidará jamás, el chavalin, que debía ser mas joven incluso que yo, tan perjudicado que se movia en la barandilla de la piscina torpemente sin saber donde estaba. Fue entonces cuando pareció marearse, se le pusieron los ojos en blanco, cayó fulminado hacia la barandilla, con tal mala suerte que se dio una hostia increíble al caer contra ella y terminó quedando en la piscina florando inconsciente boca abajo. Lo que fuera que se hubiese tomado, le había producido un colapso inmediato.

Yo fui el primero que separó a Fran, que al estar abrazado a mi no vio la escena, y fui corriendo. Le levanté y le tumbe sobre el suelo ...

- ¡Fran! ¡No respira !!!

Fran corrió para ver que pasaba:
- Déjame, estará inconsciente, ¡como no va a respirar!

Empezó a abrir la boca del chico le puso el oído en el pecho y me miro horrorizado. No respiraba. Yo intenté no ponerme mas nervioso de lo que estaba. Pegué un grito que se oyó en la sauna y media Chueca:
- ¡¡ Llamad a una puta ambulancia  !!! - con el vozarrón que yo ya tenia se asustó hasta el ultimo de tio de la sauna.

Fran empezo entonces a hacer el boca a boca al chico, y darle golpes en el pecho como todos hemos visto en las películas pero que ninguno hemos hecho en la vida real, claro que un policia imaginé que lo ha hecho alguna vez, o al menos eso esperaba, porque nadie mas parecia reaccionar.

Los segundos pasaban, os juro que cuando llegamos al minuto a mi me parecia que fueran cientos de horas, es indescriptible como de despacio pasa el tiempo, pues ese niño se estaba muriendo, y se estaba muriendo delante de mi.

Fran insistia con las maniobras de reanimación, el encargado llego con un móvil en la mano hablando con los servicios medicos, Fran seguia, todo el mundo en la piscina le miraba. Yo empecé a llorar, no fui capaz de controlar los nervios, aquel chico no reaccionaba, me cago en Dios, que cojones habría tomado. Creo que por mi cabeza pasaba de todo, si me iba a morir yo también porque la pastilla estaba adulterada, cualquier mierda pasa por tu cabeza, son horas de pensamientos condensados en segundo de estupidez, encima aturdido por las drogas, que se me podría haber ocurrido cualquier otra cosa.

Y entonces finalmente, al chico le salio un pequeño chorro de agua por la boca, acompañado como de una tos. Todos nos llevamos la mano a la cabeza, todos menos Fran que le cogió de la cabeza y la ladeo.

Y entonces, el momento mas surrealista de una noche mas surrealista aún, todos empezaron a aplaudir a Fran. Cogimos al chico medio inconsciente entre los dos y nos lo llevamos a la entrada, la ambulancia estaba esperando.

Yo miraba a Fran mientras le llevaba, Le miraba con admiración y respeto. Allí estaba, mi héroe.

Os juro que vi como si le apareciera una aureola detrás de la cabeza a Fran. Era el salvador, todos le miraban, era el héroe de la noche, algunos aplaudían, yo le miraba y no podia dejar de pensar "San Fran todopoderoso"

Había ido aquella noche con intención de acabar todo lo que Fran y yo teníamos que no sé si era mucho o era poco pero era. Es muy fácil decirlo, pero muy difícil hacerlo.

Aquella noche Fran cayó rendido en la cama, no se como no podia expresar todos los miedos de aquella noche, pues creo que nunca habíamos tenido una noche tan intensa como esa. Yo le miré al dormir, me quedé mirándole un buen rato, le cogí y volvi a abrazar a ese hombre fuerte con mis brazos, él me cogió y los apretó aun más fuerte contra su pecho.

Había salido esa noche loco por dejar a Fran y había vuelto loco por Fran.

Mi héroe. Mi jodido héroe. Otra vez.




martes, 27 de agosto de 2019

Capitulo 51: Torremolinos



Desde la salida de Dario de nuestro "trimonio" la monotonia se empezó a instalar entre Fran y yo. No, no me refiero a la  monotonia del ir al super, lavar la ropa e ir al cine el domingo, me refiero a la monotonia de dormir de dia y salir de noche. Prácticamente era todo lo que hacíamos y yo, yo me empezaba a aburrir de esta situación. Estaba claro, la cosa no iba a más aunque tampoco iba a menos, a mi Fran me seguia fascinando, lo que no me fascinaba era su estilo de vida.

- Vale Alberto, somos jóvenes y estamos en edad de aprovechar pero ... no sé... joder a veces me gustaria hacer otras cosas.
- Ya sabes como es Fran, es lo que hay o lo que te quieras conformar.
- Ya, joder si no pasa nada por salir pero si a veces fuera algo "diferente".
- Si, tu quieres irte de orgias todas las noches y que al volver a casa Fran te regale un ramo de rosas.
- Exacto.
- Si claro, Fran nunca te va a regalar flores Marckitos, eso creo que lo sabes.
- Lo sé, lo sé Alberto. Tampoco es que quiera que ahora sea un romántico, ¿sabes? pero no se...
- Si, si sé cambiar la rutina ¿porque no hacéis un viaje? Torremolinos en esta fecha del año se pone bien.

Torremolinos era un pueblo de Malaga que era ya muy famoso por el ambiente gay. En España Sitges, Gran Canaria, Ibiza o Torremolinos eran referentes destinos turísticos para gays sobre todo en verano.

- Bueno Alberto, y para salir de la rutina - aquel dia yo estaba especialmente travieso con Alberto - ¿cuando vamos a tener tu y yo nuestra noche?
- ¿Que noche?
- La de hacer tortillas no te jode
- Nunca
- Venga, anda, solo la puntita - Alberto y yo eramos cada vez más como niños, a pesar de que Alberto podia parecer muy serio en realidad cada vez era mas chistoso.
- ¿Pero tu quieres follar con un anciano?
- Uy! un anciano, pero si estas de toma pan y moja
- Madre mia, mocoso, como sois los chavales de hoy en dia, no respetáis nada.
- Te respetaré y te regalaré flores, soy un caballero - bromeé.
- En ese caso lo pensaré.

Asi dejamos "la broma" y volvi a casa de Fran después de alguna de sus rondas de trabajo. Él estaba encantado de ir a Torremolinos, pues también era salir de la rutina, pero claro, Fran queria golfear a tope, asi que nada, aquello me daba que iba a ser mas de los mismo. No esperaba pasear con él por la playa en plan romántico pero por lo memos saldríamos un poco los sex club de Madrid, donde nos habíamos follado a prácticamente todo lo follable.

La verdad es que Torremolinos es mucho más barato que Sitges, también es más feo, para que vamos a negarlo, Sitges es un pueblo precioso y Torremolinos es un pueblo del boom del turismo de los setenta. Viejo y feo pero con un ambiente de la hostia.

El ambiente parece organizarse al rededor de La Nogalera, el barrio central de la ciudad, yo veia a Fran organizarse totalmente en Internet, ya tenia las rutas preparadas y la cara de travieso. Iba con ganas el chaval.

Cogimos mi coche que era mas grande para ir, y en menos de cinco horas nos pusimos en Malaga. Nada mas llegar, teníamos un hotel de la hostia, la ciudad era barata, bastante si se comparaba con Sitges que era mucho mas caro, asi que nos dimos el lujo, salimos a la playa y a dormir para salir de noche. Como en casi todos los viajes que hacíamos.

Eso si, Fran me dijo que me preparara bien y que me hiciera una lavativa en el hotel antes de salir, lo cual no entendí muy bien porque Fran siempre era pasivo conmigo. Pero bueno, imaginé que queria jugar.

Tomamos algo por el Eagle y el Anfora y nos fuimos a uno de los sex clubs que habia y que seguramente en estos momentos ni exista, pues han ido cambiando y mucho todos estos años. La verdad es que yo veia a Fran algo nervioso, como algo intenso, estaba tramando algo, le conocía demasiado bien.

Llegamos al bar y no nos dimos el lote ni dimos el numerito. No. Fran me dijo que esperara y tomara algo mientras él se iba por los recovecos del local. Y entonces volvió:

- Ponte en el sling Marckitos - dijo
- Pero ... ¿que has hecho Fran? - pregunté extrañado.
- Tú ponte

Me quite la poca ropa que llevaba y obedeci a mi "amo", parece que hoy Fran tenia el dia un poco mandón


Me quite la poca ropa que llevaba y obedeci a mi "amo"


Yo me puse obediente a ver que me tenia preparado este y Fran no tardo en llegar con otros dos tios mucho mas grandes que nosotros, estaban fuertes, peludos y con cara de malotes, vamos lo que a Fran le gusta, pero lo que no entendía es que hacía yo en sling:

- Hoy vas a ser pasivo tú Marck, y mucho, darle caña que le gusta.

Fran saco unos poppers de los calcetines y unos condones, lo tenia todo pensado el cabrón.

- Pero Fran... - no me dio mucho tiempo a decir nada mas, cuando me di cuenta Fran y uno de los chicos se bajaron los jockstrap y me dieron dos pollazos en la boca para mamar. Fran tenia un pollón enorme, era tan grande que para su altura Alberto le dijo que tendría que operarse y reducirlo para ser funcional, tenia grandes problemas para levantar todo aquello y era rarisimo verle en esa situación. Yo siempre supe que por eso era pasivo aunque todos los tios creían que era activo. Asi que cuando Fran se sacó el rabo me dió con muchísima fuerza en la cara, era la primera vez que hacia en eso, y la verdad es que pesaba tanto que de la hostia que me dio en la cara me hizo daño del primer pollazo. Y el de al lado se quedo boquiabierto, pensé que se me iba a venir abajo pero que va, saco el rabo y empezo darme de mamar, asi que me iba turnando ambas pollas mientras el tercero me trabajaba el culo con sus dedos y lubricante, ya que yo estaba realmente cerrado aquella noche.

Asi que durante un tiempo me dedique a deleitarme un poco con los dos rabos que tenia para mi, el de Fran apenas me cabia en la boca pero iba juntando con el otro que me entraba hasta el fondo de la campanilla, cada vez que me venían arcadas, porque ambos no me dejaban descansar un momento, Fran me daba un poco de popper y me ponían a chupar de nuevo. Aunque me resultaba rarisimo ver a Fran asi debo decir que la situación me estaba excitando muchísimo.

Asi que aprovechando que podia ser pasivazo aquel dia, me saque las pollas de la boca y le dije al tio enrome que estaba en frente de mi "métemela ya cabrón", bueno, era un poco escandaloso, creo que sigo siéndolo, pero estaba que no podia mas y el tio no se decidia.

Entonces empece a notar como una polla grande y gruesa empezaba a entrar cada vez más y más en mi culo, yo por la postura del sling no conseguia ver que hacia el tio grande, y mira que era grande, pero si notar como cada vez me iba entrando mas polla y mas polla hasta que pensé que me iban a reventar el culo.

- joder cabrón, que me rompes... - solté un alarido que se oyó en todo el local.
- aguanta perra, que te voy a romper el ojete - el otro no se quedaba atrás, aquello parecia una autentica película porno.

Y el tio enorme y peludo estuvo un buen rato dándome por culo hasta que me empezo a doler de verdad, y le pedi al otro chico que se pusiera él, este obedeció encantado, pues ya venia acariciando mi culo desde el principio, y el grandote se fue a la zona de mamar.

Cuando llegó entendi porque estaba tan dolorido, y es que el cabrón gastaba un cipote gordisimo con una venas marcadisimas y tan dura que juraria que se había tomado tres viagras de golpe. Me lleve inmediatamente la mano al agujero del culo y me asusté del boquete que me había dejado, pero pensé que seria producto del popper.

Asi que entre Fran y el grandote me ahogaban con sus pollas que no dejaban de meter y sacar de mi boca, lo que podia tragar que no era mucho sin clavarles los dientes ante semejantes pollas, el otro me follaba también con fuerza, tanta que sling se movia hacia el arriba y asi aprovecho el grandote para ponerme la cabeza casi boca abajo y meterme la polla hasta la garganta, lo cual me dio una arcada que casi me hace vomitar, pero consegui salvarme a tiempo mientras enormes cantidades de babas salían de mi boca, apenas podia respirar y me lloraban los ojos.

Extrañamente Fran parecia disfrutar de mi "sufrimiento" eso si, se acerco a mi oído para decirme:
- Cuando quieras paramos.

Un detalle, era lo mas caballeroso que iba a ser Fran. Pero aunque me estaba doliendo el culo y tenia la garganta totalmente irritada, segui. Queria saber hasta donde podia llegar.

- Ahora follatelo tú - dijo Fran al grandote mientras que yo le comia la polla a Fran y abria, aun más, mis ojos por la sopresa.

Y asi hizo el grandote, que estaba vez, fue mas a fuerte, ya visto como tenia el culo de dilatado ante ambos sementales. Y asi se fueron turnando ambos hasta que yo advertí:
- Me corro cabrones!!!

Poco tarde hasta que solte un lefazo impresionante sobre mi estomago y el pecho que excito a los dos chicos que pusieron sus tres rabos en mi cara y empezaron a cascarsela mientras yo miraba atónito la escena, el primero en correrse fue el grande que me lleno la cara de lefa y la boca pues al abrir la boca para respirar se me iba metiendo leche de él y pronto del otro chico, y ante tanta leche se me iba derramando de la boca por toda la cara, hasta llegar la corrida de Fran que terminó por que ni siquiera pudiera abrir los ojos pues estaba literalmente cubierto de semen de los tres tios.

- jajaja - empecé a reír como un loco ante la escena sin poder ver nada - joder  llevarme al baño que me pica el ojo !

Los tres se empezaron a descojonar y nos fuimos al baño y tomamos algo prometiendo, falsamente, vernos otro dia, Fran y yo no eramos de repetir con casi nadie, pero aun asi lo habíamos pasado tan bien que pensamos que ellos podían ser una de esas excepciones que hacíamos.

No nos dimos cuenta pero se nos hizo tan tarde que nos encendieron las luces del local, era momento de irse, y volver al hotel a dormir

Fran y yo reímos mucho por el camino, vale, habíamos salido de la rutina, no de la manera que yo queria, lo sé, pero lo habíamos pasado muy bien. Al llegar el hotel los dos teníamos muchísimo hambre asi que nos fuimos al restaurante que abria toda la noche y allí , aunque no esperábamos encontrar a nadie a esas horas, estaba una pareja de tios muy guapos, estaban juntos y muy acaramelados. Fran y yo pedimos las pocas cosas que podíamos pedir de la carta a esas horas y devoramos la comida mientras hablábamos.

Y mientras los dos chicos se veían felices, mucho, eran pareja sin duda, Fran hablaba pero yo creo que ya no le escuchaba, solo podia prestar atención a aquella pareja pues al lado del chico, había un ramo de rosas. Flores.

El otro chico estaba con una caja, y se habían cambiado unos anillos, uno de ellos lloraba, pero se notaba que eran lagrimas de felicidad, yo a pesar de la distancia no podia parar de mirarles y ponía la oreja para escucharles.
- No me puedo creer que me pidas que me case contigo cariño - dijo uno de ellos.

Entonces me di cuenta de que se estaban comprometiendo. Y fue entonces cuando yo me di cuenta de mi otra situación, ahí con el chico del que estaba colado, pero de aquellas palabra de Alberto, "Fran nunca te regalará flores"

Me emocione profundamente y no podia parar de mirarles y ellos se dieron cuenta. Los chicos me miraban, porque debían de pensar que era una especie de loco que no dejaba de ponerles el ojo encima, los ojos se me empezaban a humedecer mientras Fran hablaba de no se qué.
- Perdona Fran. Voy a hablar con ellos.

Fran se quedó sin palabras, pensó que el popper me había sentado mal. Pero me acerque a los chicos para hablar con ellos, creo que se asustaron de mi, con la cara de follado, despeinado y los ojos medio llorosos, debía de ser un cuadro, y a esas horas aún más:
- Oye chicos perdonar que os mirara, es que... solo queria deciros que sois guapísimos que se os ve muy felices y que enhorabuena - fue entonces cuando un porron de lagrimas cayeron de mis ojos - como me gustaria tener algo como lo que tenéis vosotros.

Los chicos se miraron atónitos y se rieron, uno de ellos dijo:
- Pero niño, ¿tu te has dado cuenta del chulazo con el que estás sentado que está babeando por ti?
- Sí - dije yo - pero Fran nunca me regalará flores.