miércoles, 23 de agosto de 2017

Capitulo 4: Bisexual




Había conocido a una mujer increíble. Me había enamorado de una mujer. Me había pillado, y mucho, mucho más de lo que me costaba reconocer. Claudia era una belleza incredible, una mujer delicada y tierna que contrastaba con los maromos musculados y peludos con los que yo solía estar. Solo había una pega, su novio.

Yo era "el otro", él que llamaba por las noches mientras el novio dormía, mientras trabajaba o mientras estaba en un descanso en el cine, me convertí en un "amante", en un pringao a merced de los juegos de Claudia a la que siempre acudía cuando me llamaba pues estaba loquito por ella. Y lo peor, ella lo sabía.

Durante todo el tiempo que duró mi "relación" con Claudia, la misma pregunta rondaba mi cabeza:     ¿porque no me pasaba lo mismo con los hombres? Creerme que tuve en la cabeza esta pregunta mucho tiempo.

En esas semanas había estado viéndome con un chico en el Copper, era de las primeras veces que entablaba cierto "colegeo" porque mis encuentros hasta entonces se basaban en un "pim pam fuera" que me daba lo que necesitaba, sin embargo con el paso del tiempo, fui teniendo la tentación de conocer un poco de los chavales que me iba follando.

El chico en cuestión se llamaba Jose y era bisexual como yo, tenía novia lo cual no me resultó chocante, sólo que aquella novia sabía perfectamente de las "experiencias" de su pareja, y las compartían. Los trios con otros chicos eran su mejor experiencia, él conocía a algunos bisexuales y los "reclutaba" para su novia para después hacer un trio chicos-chica en el que no faltaba agujero por rellenar. Jose y yo nos cambiamos los messenger (no había redes sociales por aquel entonces) y empezamos a chatear.

Los chats se convirtieron en fotos, mis primeras fotos de chavalin, inocente y con ropita claro. Llegaron después mis primeras "cams" que fueron de lo más excitante. Aunque tímidos al principio en frente de las cámaras, de la cara pasamos a sacarnos los rabos, Jose tenia un pollón bastante grande y en la cámara me resultaba aun más apetecible.

Jose fue el primer chico que me follaba al que le comenté mis ganas (y miedos) de ser pasivo, cuando le decía que mi culo era virgen él no me creía, normal, un culo virgen en el Copper era casi como encontrar oro en la Gran Via.

Con el tiempo Jose le debió de enseñar unas fotos mías a su novia, y la novia quiso "conocerme". Acodamos que yo me follaría a Jose mientras el hacía lo propio con su novia, pues el tío conseguía mantener la erección aun cuando yo le daba lo más fuerte posible por el culo. Posteriormente los dos nos follaríamos a su chica rellenando ambos agujeros, el culo se quedaría, como no, para él, a mi me daba igual pues me petaba culos semanalmente y hacia mucho que no estaba con una mujer, mas cuando Claudia se iba los findes con su novio dejándome a mi echo una mierda.

Bisexualidad. El trio chicos-chica.


Jose y yo quedaríamos un fin de semana en la sierra de Madrid donde ellos vivían y allí daríamos rienda suelta a nuestra imaginación, sin embargo en mi imaginación el tema de ser pasivo copaba cada vez mas tiempo en mi mente, y Jose se me antojaba como un plan perfecto si no llega a ser por el tema del tamaño, ya que yo pensaba que aquello me iba a doler y mucho. Había escuchado historias "desvirgamiento" que daban escalofríos y no sabia yo si aquel pollón iba a ser lo mejor para abrirme el culo por primera vez.

Una noche de Jueves en que Claudia y yo nos besamos con pasión en mi coche con la música de Mecano y la lluvia de la primavera cayendo sobre nosotros pensé que por fin iba a ser mía y que iba a dejar aquella vida de promiscuidad atrás. Nada mas lejos de la realidad, al día siguiente Claudia se fue con su chico el fin de semana y yo me quedaba en casa llorando aunque con una venganza en mi cabeza, y esa venganza se llamaba Jose.

Aquel fin de semana llamé a Jose y me dijo que este fin de semana estaba sólo, que no estaba su novia, pero que me pasará por su casa si quería para estar los dos "cómodos". Me envió una dirección mas cercana a Segovia que a Madrid, y allí cogí mi coche limpiándome las lagrimas por mi corazón despechado. Llevaba condones, lubricantes y mi cartera, nada más. Cuando llegué a la dirección allí estaba Jose esperándome, salió de aquel chalet a saludarme y me invitó a entrar.

Jamás me pude imaginar lo que iba a pasar en aquella casa.

8 comentarios:

  1. el tema de quedar por el irc tambien lo vas a tocar...

    muy buen blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca he sido muy de chats ni apps, pero hablaré de ellas si :)

      Gracias por leerme.

      Eliminar
    2. hoy si tuvieras que salir a algun garito a cual irias??

      estoy a ver si pruebo..xD

      Eliminar
    3. ¿Miercoles? Sin duda a la fiesta de desnudos del The Meat Rack (At-Substation)

      Eliminar
  2. Sigue, sigue por favor !!!!! :D

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena x tu blog y tu forma de transmitir.....te acabo de descubrir y me ha gustado mogollon.....me identifico con muchas cosas que cuentas....animo y adelante campeon.

    ResponderEliminar
  4. Que intenso ! Sentirse despechado por una mujer-amante que se va con su novio, e irte de finde con un tio bisex con el que follas, y planeas un trio con su novia, pero que ansias y temes a la vez que sea la polla que te desvirgue. Ufff...

    ResponderEliminar