viernes, 15 de septiembre de 2017

Capitulo 7: El popper


Ya se sentía el calor en Madrid, era la primera vez que tenia mas ganas de ir al Copper entre semana que el domingo, el motivo no era otro que Alberto. Aquel hombre me había cautivado, no por el fallido polvo que echamos si no por su masculinidad, su sensualidad, su modo de ligar y se seguridad. Eran cosas que yo admiraba en un hombre y cosas que me iba quedando poco a poco para mi, al fin y al cabo vamos cogiendo pedazos de las personas que nos van influyendo.

Llegado el mismo dia justo siete días después le envie un mensaje a Alberto.

 " - Me apetece, si te apetece, hoy iré mejor preparado."

La respuesta no se hizo esperar:

"- A las 7 y yo te prepararé "

Este es mi hombre. Sólo leer este mensaje ya estaba empalmado. Cogí mi coche a la salida del trabajo cachondo perdido y me fui al centro al encuentro con Alberto. Al llegar al local primero me entretuve hablando con los camareros que siempre fueron muy amables conmigo especialmente Pedro que siempre era adorable y un poco picante.

Cuando Alberto entró al local el resto de los chicos que estaban conmigo se giraron todos para admirar a semejante semental. Fui la envidia del local cuando nada más entrar me cogió por la cintura y me planto un morreo en el cual pude sentir como se lengua me penetraba profundamente la boca:

- Vente

No hubo más conversación posible. Nos fuimos a la zona de los baños que era la más iluminada y empezamos a sobarnos como lo habíamos hecho la semana anterior, esta vez Alberto estaba algo más pasivo y me comió el rabo y yo, un niñato con semejante hombre comiéndome la polla gocé de aquella visión para futuras pajas, que las hubo, y muchas.

Poco después Alberto sacó un frasco amarillo, como los que llevaban los chicos del local, en el que podía leerse "Rush". Yo estaba con un miedo terrible, pensando que cojones me va a hacer eso, si bien veía que a los otros chicos estaban normales y conscientes después de tomarlo, asi que me dije, ¿porque no hacerlo? Alberto me puso a cuatro patas y a mi ya me entraron sudores frios de imaginarme el dolor del otro día, empezó a trabajarme el culo, llevaba un lubricante y condones, me dio el frasco amarillo y me dijo:

-  Huele un poco, sólo un poco.

Lo primero que note es que aquello tenia un olor caracteristico, no se le parece a nada, es un olor único parecido a un solvente, segundos después llegó el subidón, no sabría como explicarlo pero se me nubló un poco la vista, me empezó a entrar un calor increible por el estomago y por la polla que me empezaba a chorrear, el calor se fue subiendo poderosamente a mi cabeza, la sensación de excitación recorrió  todos los poros de mi piel, tanto que el miedo de hace unos segundos al pollón de Alberto se convirtió en un desesperado:

- Follame ya!

Los antiguos Rush fueron muy populares. En España existieron hasta 2008 cuando la UE decidió prohibir la formula original, el nitrato de isobutilo. Este tenia unos efectos espectaculares, todos lo que lo probamos lo sabemos. A partir de entonces se cambió la formula por nitrato de isopropilo para poder venderlos de forma legal, pero esta formula nunca ha sido como la primera. En EEUU la formula original sigue siendo legal y se pueden comprar en sex shops.

Pero Alberto se hizo de esperar con un seco "todavia no" y siguió jugando a restregar su polla y besar mis espaldas. ¿Qué me pasaba? Estaba tan caliente que quisiera que me clavarán ya lo que sea. A los pocos segundos la sensación empezaba a calmarse, asi que Alberto me dio una segunda ración del bote amarillo mientras me agachaba para que le comiera el rabo. Lo siguiente que recuerdo fue comer polla como un autentico poseso, ni arcadas ni nada, eso si, con la lagrima del pollón que me estaba tragando, pero con autentica delicia y yo diría casi desesperación porque me atravesase la garganta ¿que me está pasando? estaba cachondo, estaba caliente, era una sensación única. A la tercera esnifada Alberto no tardó en pornerme a cuatro patas y allí, entró. Si, vi las estrellas un poco, como unos destellos en la visión, pero entró, y ... no le costó mucho! ¿Como podía ser? Al poco tiempo de tener a este macho bombeando, no me molestaba ya nada. Fue una sensación de echar un polvazo con cohetes artificiales, eso si, no conseguía correrme.  Lo intenté pero el disfruté venia de mi culo, perdí la erección, cosa que no me pasaba nunca y menos con esa edad, lo cual deduje que era uno de los efectos del popper. Aun así estar follando a cuatro patas y recibiendo semejante polla me dejó absolutamente flipado y mareado. Cuando oi los gemidos de Alberto sabia que no tardaría en llegar al orgasmo y pensé que ojala el tiempo no pasará tan rápido. Gritó como un loco y se corrió en el condón que llevaba puesto mientras me daba por el culo ya con una fuerza descomunal, tenía que agarrarme a la pared para aguantar las embestidas. Me cogió porque yo estaba que me temblaban las piernas y me abrazó, sujetando con sus manos mis pectorales mientras sacaba la polla de mi dilatadisimo culo.

Me habia dejado el agujero destrozado, estaba abierto como nunca pero en aquel momento no me importó nada, había disfrutado como un animal y de una manera única de ser pasivo.





* Los estudios demuestran que los poppers son la droga menos adictiva e igualmente menos dañina, aunque sí pueden generar cierta dependencia psicológica, por lo que hay personas que llegan a verse imposibilitados para la relación sexual si no tienen al lado su frasco de poppers. Por otro lado, el consumo desmedido, constante y continuo, sí puede provocar daños de tipo cardiaco, inmunológico, renal, hepático o cerebral. Recomendación: no lo uses! y si lo haces no uses los poppers tan seguido, deja cuando menos unas semanas o dias y disfruta del sexo natural, que es el mejor. No es sano, y se los digo enserio, depender de esta sustancia para tener sexo. 




4 comentarios:

  1. El poppers está bien para usarlo puntualmente.
    Y realmente su peligro es la dependencia psicológica de él. Hay mucha gente que, casi antes de empezar a hacer nada, directamente te pregunta si tienes poppers. Y sin poppers, ya no hace nada.
    La experiencia me dice que sin él, se puede llegar al mismo climax, gozo, punto de puterío y dilatación, pero claro, uno se lo tiene que currar más, y encontrar la compañia adecuada, obviamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, yo he estado enganchado a esa mierda, parecia que no disfrutaba como pasivo sin él, pero al cabo de un cierto tiempo te vuelves a acostumbrar.
      Mi consejo es usarlo puntualmente o directamente no usarlo.

      Eliminar
  2. De pasivo el popper multiplica el placer, al menos las primeras veces de la noche. Y te pone muy cerdo...
    A mi me gusta, pero si que es verdad que cuando le das mucho, se te baja y a mi eso me corta el rollo, estas muy cachondo pero no te puedes masturbar

    ResponderEliminar
  3. la verdad es que despues de snifarlo te da un subidon con ganas de todo y percibes placer por todos los lados, pero a mi tb hace que desaparezca la ereccion y yano mola,prefiero trabajar el placer y mantener el rabo duro y segregando lubricante ummm

    ResponderEliminar