jueves, 19 de octubre de 2017

Capitulo 10: Fran (por Marck)


Después de mi primera decepción juré y perjuré que los tíos eran para un polvo y poco más, aunque no estaba enamorado de Sergio tener aquel golpe fue duro para mi, me hizo desconfiar y mucho de los hombres, la verdad es que nunca me había pasado con una mujer y me dolía en el alma haber pecado de novato ¿quizás me había emocionado demasiado pronto? ¿Eran los hombres realmente así de despreciables? Tenía muchas dudas en la cabeza.

Tanto Sergio como Javi estuvieron días llamándome pero jamás contesté a sus llamadas, me conozco cuando tengo mala leche y era mejor dejar de hablar.

Pronto volví al Copper a follar, y sólo follar. Y así hice hasta que un día apareció Fran

Cuando Fran entró por la puerta del Copper muchos de los que estábamos allí quedarnos abobados con él, no me digáis porque pero era el chico con el que la mitad del bar se giraba para mirarlo. Nunca alcancé a saber donde estaba ese atractivo, pero lo tenia, sin duda lo tenia, y lo sabia, y sabia utilizarlo.

De mirada penetrante, rasgos marcados y masculinos y el pecho peludo que a mi tan loco me vuelve, Fran era el hombre. El Hombre. Masculino hasta en el modo de andar.

Cuando Fran se acercó a mi yo me quedé... paralizado, debió de pensar que yo era estúpido, porque cuando aquel hombre de todo el local se me acercó casi no alcance a decir palabra, titubee un poco y me dije "Marck, despierta macho"

- Hola, ¿Puedo sentarme contigo?
- Ehhhh.... si, si claro. - "Marck eres idiota" repetía en mi cabeza.
- ¿Porque te sonrojas? No me como a nadie eh! Me llamo Fran
- No, es que... - Dios no sabia por donde meterme, ¿porque actuaba de ese modo? No lo sé pero estaba claro que ese chico me intimidaba.
- Vaya pechazo tienes nene, ¿vas al gym?  A mi me encanta, acabo de pasar unas oposiciones muy duras... - Fran hablaba pero yo solo podía centrarme en esa boquita y en lo abultado del paquete que se ocultaba tras sus calzoncillos.

Hablamos un buen rato y la conexión fue muy buena, pronto deje de estar tan nervioso, aunque sudaba nada mas estar junto a él. Era muy raro que un chico en el Copper se pusiera a hablar contigo y no fuera directamente al grano, pero después de un rato Fran se puso a jugar con mi mano, no sé porque ni como empezamos las bromas pero pronto nos estábamos acariciando. Me daba cuenta de las miradas de los otros chicos del bar y de como estaban esperando que Fran pasara a la zona detrás de la cortina, pero por el momento aquel chico era todo mio.

Jugando con las manos Fran me cogió del cuello, que era algo que me encantaba y empezó a acercarme lentamente a su boca, cuando nos besamos Fran me cogía de la cabeza muy suavemente para no dejarme escapar y yo le cogía de la cintura, estaba muy duro el cabron, se notaba que hacía deporte, y que era un hombre fuerte.

- Vamos al baño - me dijo.

Yo estaba encantado de que aquel morenazo me quisiera para el solo y acepté encantado, alguno de los clientes del bar nos siguieron, pero cerramos la puerta para no ser molestados. Tras unos besos muy suaves y caricias por todo el cuerpo, con el calor del verano empezamos a sudar. Los llevábamos unos boxer de Calvin Klein y yo me agache para quitarle el suyo y comerme lo que parecía por el bulto, un buen pollón. Baje lentamente con mis manos el boxer mientras que lamia el bulto con mi lengua, todo muy despacio y delicado.

- Menudo pollón cabrón - Es lo único que dije antes de metermelo en la boca. Fran tenia mucho pelo también en el rabo. La tenia tan grande que le costaba empalmarse y a mi no me extrañaba con ese tamaño.

- Guapo, tengo que decirte que soy más pasivo - debió de ver mis intenciones.
- ... y yo debo decirte que soy versátil.

No se como fue pero en seguida le di la vuelta como si esas palabras fueran la contraseña a su culo, lo tenia también muy musculado y yo ya tenia el rabo duro como una piedra, aquellas palabras me excitaron pues me encantaba follarme un tío tan macho como él.

- Uf, que culazo tienes niño, dame una goma que te voy a follar hasta reventar.
- Hazmelo despacito, me gusta más.
- Yo te lo hago como quieras. - le contesté

Y así lo hice, despacio se la metí con mucha facilidad, venia ya lubricado y con delicadeza empece a follarle dándole besos por toda la espalda y el cuello, el se giraba mientras estaba a cuatro patas para besarme muy dulcemente

La verdad es que no puedo decir que aquello fuera un polvazo animal, todo lo contrario fue muy delicado y suave, algo muy raro en un bar de sexo. Pero disfrutaba follandomelo lentamente y apasionadamente hasta que Fran no pudo mas y rápidamente se giro y me dijo:

- ¿Donde quieres la leche?
- En mi pecho - le pedí y no tardo en darme un buen chorrazo de lefa bien calentita, Yo todavía no estaba para correrme, pues aquello había sido más breve de lo que quería que hubiese sido.

- Perdona Marck, joder es que ha estado muy bien, uf sentir como se pega tu piel contra mi piel, eres un activo genial.

Vaya yo me sentía totalmente alagado de que un hombre así me dijera esas cosas, estaba atontado viéndole sonreír.

- ¿Quieres salir a tomar algo o prefieres quedarte? - me preguntó
- Yo me voy contigo sin dudarlo - Vaya que poco me había durado el "sólo follar".


Marck

Salimos para charlar con una cerveza y un cigarro, los dos fumabamos por aquel entonces y reíamos y yo me quedaba mirando aquella sonrisa picara mientras yo no podía dejar de sonreír.

- ¿Que otros sitios conoces a parte de este? - Me preguntó Fran
- ¿De este estilo? Solo conozco este la verdad, no suelo salir mucho por el ambiente.
- Pero niño, pues hay mas sitios y  mejores ¿lo sabias no?

Si, ya había buscado información de otros lugares en Internet, pero teniendo aquello ¿que más quería?

- Mira que de verdad, no llevo mucho tiempo en esto - le contesté
- ¿No? Vamos no me mientas que follas de puta madre

Me enrojecí. Fran era un encanto. No era el típico chulito y mira que podía serlo.

- Mira podemos irnos a la Sauna Paraíso, esta aquí cerca y tomamos un baño en la piscina, con el calor del verano llegando no me digas que no te apetece.
- ¿Una sauna? Pues nunca he estado en una
- ¿En serio? - Fran me miraba como si fuera un bicho raro - Pues vamos.

Prometí después de mi primera decepción no mirar a ningún chico de manera especial, pero Fran me parecía especial desde el primer día que le conocí, basta no buscar las cosas para encontrarlas pero  en el encontraría muchas cosas más ...

- Marck, yo te voy a mostrar los secretos de la noche.



5 comentarios:

  1. Hola!!!! me gusta mucho tu blog, el chico de las fotos eres tú Marck?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí claro, soy yo. El negro que sale no, el blanco :)

      Gracias por leerme

      Eliminar
  2. Una pena que no quisieras ni hablar con Javi ni Sergio, pero bueno.
    Como a todo fin, le sigue un inicio, y este parece prometedor.

    ResponderEliminar
  3. Te sigo hace pocos (unos meses), había leído solo tus últimos capítulos... hoy empecé por el principio y la verdad muy buena tu historia de vida, sin embargo por hoy es suficiente, llegue hasta aquí, debo volver al trabajo sino me echan (me despiden/desvinculan) jaja seguiré leyendo pronto.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola Sebastian, yo tambien estoy leyendo el tuyo y... que puedo decir... casado y con hijos... madre mia, voy por el principio pero esto promete

      Eliminar