viernes, 17 de noviembre de 2017

Capitulo 13: El gym


Era obvio que Fran era un gran devoto de las pesas. A mi también me encantaba el gimnasio, pero Fran sabía del tema pesas muchismo más que yo. A los pocos días de conocernos, con el verano de Madrid empezando a asomar, salíamos no solo de "zorreo" si no también a correr. Fran siempre iba sin camiseta y para mi era un deleite y una envidia admirar su cuerpo. Tambien me hablaba de proteínas, de carbohidratos, de lo que tenia que comer y de lo que no, con lo cual yo empezaba a cuidar también mi cuerpo. Él iba a un gimnasio bastante céntrico de Madrid, el Urban, un gimnasio de en Albero Aguilera que al parecer era continuo ir de venir de maricas locas por las pesas.

Una noche al poco de conocernos Fran me invitó por primera vez a conocer su casa, un apartamento bien coqueto cercano a la zona de Bilbao. Solo hizo falta llamar al timbre de su casa para que me abriera en pelotas:

- Anda! Tápate que como te vean las vecinas el rabo no te las vas a quitar de encima. - le dije
- ¿Un chocho? Qué asco ¿no?
- ¿Nunca te has comido un coño? - le pregunté
- No, nunca, yo soy puro ¿y tú? - bueno, creo que ya conocéis el resto de la conversación, si, no soy puro, en aquellos años pocos "Puros" conocía yo.

Fran me llevo a la ducha directo cogido de la mano, allí ya desnudos comenzamos a enjabonarnos el cuerpo, yo admiraba sus enormes espaldas, sus glúteos musculados y sus enormes piernas. Aunque también empezaba a pensar que por más deporte que yo hiciera nunca iba a estar como él. Me encantaba abrazarle por detrás y a él le encantaba que le comiera bien el culo antes de metersela. Le gustaba ir despacio, así que le lamia de arriba a abajo admirando cada parte de su anatomía.

- ¿Tienes una gomita nene? - estabamos en el baño
- Pues en el dormitorio, a ver cuando dejamos de usarlas - aquellas palabras se me quedaron en la cabeza ¿porque diría eso?

Nos fuimos al dormitorio y probamos todas las posturas que yo conocía en su cama, que gozada tener una cama para nosotros solos, pues era la primera vez que no lo haciamos ni en un cuarto oscuro, ni en una sauna ni en un parque (sí, la testosterona nos gobernaba).

Cuando terminamos de corrernos, sudados por el calor del verano, Fran que era un caballero se fue a la cocina a preparme algo para recuperarme. Batido de proteínas y fruta, este chico es una delicia.

- ¿Sabes? Te he conseguido una entrada para mi gym, para que entrenes conmigo un dia, y gratis.
- Ostias, pues me encantaría, seguro que aprendo mucho de ti - me encantaba que no quedasemos solo para follar.
- Vale, pues tráete un bañador también, que tiene sauna pero esto no es como la Paraíso.

Los gimnasio, lugares de ligoteo


Así quedamos, una mañana calurosa de Madrid nos vimos en Bilbao y fuimos al Urban. El gimnasio estaba mucho mejor que los gimnasios de barrio a los que yo acudía. Al fondo estaban los vestuarios, algo pequeños, con duchas y saunas. Fran saludaba y conocía a todo el mundo y cada vez que saludaba a un maromo lo hacia con un saludo de manos muy "de barrio". Me fue presentando a no sé cuantos tíos de los cuales no me acuerdo el nombre, pero me los hubiera follado a todos, menudos jabatos había.

Entrenamos un buen rato, a mi me costaba mucho seguir el ritmo y la intensidad que imprimía Fran, pero hacía lo que podía para no quedar mal, el tio se machacaba pero bien. Terminamos entre sudor y un poco de cardio y nos fuimos a las duchas.

- Ponte el bañador que nos vamos a la sauna - Me dijo Fran

Yo ya me moría de calor como para entrar en la sauna, pero hice caso a mi anfitrion. Allí, en la pequeña sauna de madera nos pusimos uno al frente del  otro con nuestras toallas y bañadores cubriéndonos, bueno, o eso creía, hasta que me di cuenta cuando Fran se sentó que no llevaba bañador debajo de la toalla, dejando el rabo a la vista mientras se sentaba en la madera:

- La madre que te pario - fue lo que alcancé a decir.

Él sonrió con una sonrisa picara, esa cara de diablillo irresistible que sabía que me volvió loco.

- Anda, vente y chupamela un poquito - me pedía.
- Pero que dice tio, que esto es un gimnasio.

A mi me daba un corte que te cagas, pero acabe accediendo y le subí un poco la toalla de tal modo que empece a comerle el pollón mirando la puerta por si alguien entraba. La verdad es que se me empezaba a caldear el ambiente y me empalme... asi que Fran alargó su mano para bajarme el bañador y empezó a tocarme la polla, la cual no tardó ni dos segundos en ponerse morcillona.

- Joder Fran, nos van a pillar tio.
- Calla, dejame que te la chupe un poco anda.
- No tio, no... - pero cuando me di cuenta ya la tenia dentro y hasta el fondo, me dejé llevar mientras Fran me la comia con ganas, se nota que el tema del público le ponía, yo cerré los ojos para dejarme llevar pero hacerlo fue un error ...

- Pero que cojo... - se abrió la puerta de golpe y apareció un tío, rápido nos pusimos la toalla otra vez y sonrojados pedimos disculpas.

- Perdona tio, nos hemos dejado llevar
- ¿Esto es una sauna coño! - Nos dijo bastante cabreado el hombre de mediana edad.

Nos salimos rápido de allí y volvimos a vestirnos al vestuario, ya allí Fran se descojonaba mientras yo me moría de la vergüenza, pero al final la risa contagiosa de mi amigo, esa sonrisa mágica empezaba a cautivarme.

- Te voy a matar Fran !
- Tenias que ver la cara que has puesto, saliendo todo empalmado. jajaja jajaja.

Acabamos riendo toda la mañana de nuestras aventuras y por supuesto las terminamos, pero eso lo hicimos nosotros dos solos. Después cada uno volvió a su trabajo, yo no sabía cual era el de Fran pero no iba a tardar en enterarme.


3 comentarios:

  1. Ups, que pillada!
    Aunque si llego a ser yo el que os encuentra la historia hubiera tenido otro final.
    Esperando la próxima entrada.
    Hotdardo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. yo era tan vergonzoso de joven que no sé ni como se me ocurrió

      Eliminar
  2. Jaja.. ni loco me lo montaría en un gimnasio hetero.
    Soy demasiado vergonzoso en estos ambientes.
    Acabo de tener un flash, y he visto a Fran vestido de policia.
    Escort? Poli? jejeje... que emoción!

    ResponderEliminar