sábado, 2 de diciembre de 2017

Capitulo 14: La pelea


El haber salido del armario relativamente tarde y tener mis amigos de la infancia también al crecer me hizo tener muchos amigos heteros, pero pocos amigos gays, así que Fran, que era muy popular y sociable un día quedó en presentarme a algunos de sus amigos.

En un principio conocí a dos de ellos, Alex y Miguel. Con Alex, unos siete años mayor que yo, enseguida hubo buen rollo entre nosotros, con Miguel, no tanto ya que llevarnos veinte años de diferencia pues hacia que no tuviéramos quizás muchas cosas en común.

En el caluroso mes de junio en Madrid salíamos a tomar unas copas por la Calle Pelayo y después como no, Fran se ofreció a presentarme una nueva sauna donde iríamos los cuatro. La sauna estaba cerca de Tribunal, era bastante nueva y de los dueños de la Sauna Paraíso según me comentaron. Se llamaba Sauna Octopus y el concepto era un local con dos plantas, la de abajo con una piscina enorme donde estar comodisimo, con chorros de agua, duchas y bastante amplia como para incluso nadar si te apetecía, y la planta de arriba es un bar y muchas cabinas. La gracia es que entre las dos plantas, entre la piscina y el bar, hay un cristal de separación, de tal manera que si mirabas desde la piscina hacia arriba veías a la gente, y veías muchas veces por debajo de las toallas que te dan al entrar.

La piscina vista desde los cristales de la planta superior.

Así que entramos los cuatro, dejamos las cosas que hay en las taquillas nada más entrar y nos separamos, Alex y Miguel se fueron por su cuenta, que al parecer, eran pareja, lo cual me sorprendía dada la diferencia de edad entre ellos y Fran y yo bajamos a la piscina donde estuvimos un buen rato tonteando antes de buscar una presa para nuestros juegos.

No tardó en aparecer un amigo de Fran fortachote, musculado y con pelo. Fran le llamó y se bajó con nosotros a hablar en la piscina. Al parecer la sauna hacía una especial publicidad hacia los "osos". Estuvimos hablando un rato en la piscina sentaditos, hasta que el amigo me empezó a tocar la polla por debajo del agua. Yo con las burbujas ya estaba bastante cachondo y entonces el amigo que estaba en medio de los dos comenzó a comerme los morros primero a mi y después a Fran. Nos rodeo con los brazos y empezamos a calentarnos en la piscina bastante, el bajaba sus manos hacia nuestros culos con lo cual interprete que quería follarnos. El amigo estaba cañón, pero no me digáis porque el hecho de que se follaran a Fran delante mio no me hacía demasiada gracia. ¿estaba sintiendo algo por el mas que esa amistad y fuerte admiración? Al parecer sí.

Subimos a las cabinas para tener un poco más de intimidad los tres. Allí nos turnamos para comernos los rabos a veces a dos bandas para mayor placer, ya que recuerdo especialmente cuando los dos estaban conmigo y uno me comía los huevos mientras que el otro me comía la polla, fue una sensación muy placentera ya que manejaban mis huevos con gran delicadeza. Fran me puso a cuatro patas y después él se puso también, habíamos cogido una cantidad ingente de condones y nos comimos los morros mientras que el otro nos iba a dar por detrás a los dos. Para mi sorpresa en la cabina de enfrente podía distinguir los gemidos de Miguel, al parecer estaban follando y a Miguel le estaban dando una buena paliza, pues gemia como un animal. Eso me excitó mucho y en ese momento entró el amigo de Fran por mi agujero, tenia la polla muy gorda así que me costó dilatar pero Fran me iba calentando, hasta que empezó a colocarse de tal modo que acabamos haciendo un 69 mientras que su amigo me daba por culo Fran me comía el rabo, fue un absoluto deleite, la versatilidad máxima hasta ese momento que a mi me encantaba, así que me corrí echando una lechada en el pecho de Fran que le dejó empapado. El amigo entonces pudo coger a Fran que pesaba lo suyo y se lo llevo como estaba, boca arriba para cambiarse el condón y pegarle una buena follada, mientras yo le besaba y le tocaba los pezones o le sujetaba las piernas para que se la metiera mas a fondo. Mientras los gritos de nuestros amigos seguían la habitación de al lado. Fran terminó echando otra gran lefada boca arriba sobre su pecho y su estomago, todavía con los restos de mi leche con lo que acabamos bien pringados, hasta que su colega se quito la goma y echó una tercera lefada que dejó a Fran completamente blanco.

Al salir no pudo ni ponerse la toalla, todos los lefazos sobre el cuerpazo de Fran se llevaron todas las miradas de la sauna, todas excepto una, la de un hombre de mediana edad que me estaba poniendo algo nervioso pues no paraba de seguirme y mirarme.

Bajamos un rato a la piscina para charlar y esperar a nuestros compañeros Alex y Miguel, que debían de esta dale que te pego con algún otro chaval. Comentamos de salir a tomar algo luego con otros amigos que se iban a unir para ir al Studio 54 a acabar la noche. Yo, que tenia unas enormes ganas de fumar un cigarro subí arriba a por mi tabaco, pues por aquel entonces se podía fumar.

Cuando estaba arriba de nuevo tenia al pesado detrás de mi, no le hice mucho caso y empecé a fumarme mi cigarro en paz, hasta que cerca del bar se me puso delante de mi, casi sin dejame espacio para respirar:

- Estas muy bueno cabrón, estoy en un hotel aquí cerca, esta de lujo ¿te apetecería pasarte la noche conmigo? - Me dijo mientras ponía una brazo contra la pared para que no pudiera salir.
- Creo que te equivocas eh, estoy aquí con unos amigos.
- Oye, que yo pago por estas cosas, si te quedas conmigo te pagaré bien - yo no salía de mi asombro, pensaba que eso se trataba de una broma, yo era un "yogurin" para un hombre tan mayor.
- Te equivocas de nuevo, no me dedico a esas cosas
A lo que el hombre volvió a insistir, yo ya estaba muy tenso, no le separaban ni diez centímetros de mi cara, rodeado por los brazos y diciéndome no se que de dinero, ni le escuché, cuando su mano empezó a acariciarme la cara, yo que tengo poca paciencia para esto, le separé un poco de mi, y él debío de ver el gesto por la cara que puso cuando fuí a hacer carga con mi cuerpo para meterle un puñetazo en la cara que le dejo bloqueado por unos segundos.
- Pero que cojones te crees niñato de mierda... - e hizo el ademan de ir a por mi, pero no llegó ni a eso, antes de darme cuenta Fran había salido por su espalda y le había hecho una llave que lo dejó atrapado en el suelo y probablemente con el brazo roto. Mientras lo agarraba le cogió del pelo
- Si vuelves a molestar a mi amigo te rompo todos los dientes ¿me has entendido? - la gente de alrededor palideció y se iba dispersando, el camarero no hizo nada.
- ¿Pero tu sabes quien soy yo? Voy a llamar a la policía ahora mismo.
- Yo soy policía imbécil - me quede mirando a Fran y su cara pasó de cabreo a tristeza, estaba claro que no queria me enterara de aquello de ese modo.

Para mi sorpresa los encargados del local echaron al tipo de la Sauna, al parecer era un habitual y ya había montado alguna, nos invitaron a unas copas, llegaron nuestros dos amigos y nos fuimos los cuatro de la Sauna pues Fran no quería que nadie le viera allí.

Mientras bajamos al Studio 54 para encontrarnos con más amigos charlamos un poco.
- No te imaginas la homofobia que hay en mi trabajo Marck, esto queda entre nosostros...
- ... Joder Fran, no hace falta ni que lo digas.

Fran me dio un abrazo enorme y pude entender que en aquellos tiempos, aquello no debía de ser nada fácil para él.

Continuamos hablando hasta llegar al local, momento en que nos ibamos a reunir con otros de sus amigos. Me dio un un vuelco al corazón porque para mi sorpresa, uno de ellos era el mismísimo Sergio.




3 comentarios:

  1. la sauna ahora ha cambiado, tras varias modificaciones creo que no está mas el cristal, tambien quitaron la piscina una temporada pero volvió.

    ResponderEliminar
  2. Que buen polvo echasteis en la sauna, nen.
    Y ahora que vuelve a aparecer Sergio, a ver que ocurre...
    Hotdardo

    ResponderEliminar
  3. Que fuerte que un imbécil cualquiera te provocara de esa manera. Será que no hay maneras de insinuarse, probablemente con mejores resultados.
    Que fuerte que haya adivinado que era policia !!!.
    Que fuerte que apareciera Sergio !

    ResponderEliminar