miércoles, 14 de febrero de 2018

Capitulo 18: Sitges: La Playa del Muerto


Aquel caluroso verano era el primero que iba a viajar sin alguno de mis amigos heteros de toda la vida. Me daba cuenta perfectamente que me alejaba de ellos sin ser muy consciente aunque quería conservar una amistad que venia desde nuestra niñez.

Tocaba salir del armario, al fin y al cabo, que me fuera con un chaval que acaba de conocer, a casa de otro hombre entrado en edad, era cuanto menos raro, pues era la primera vez que no contaba con mis "colegas" para salir de viaje como hacíamos cada verano.

La verdad es que estaba deseando contarles mi nueva vida, siempre lo compartiamos todo así que estaba lanzado aunque tengo que reconocer que no fue fácil. Tome un descanso del zorreo para irme con ellos un fin de semana a cenar, pero las copas se nos fueron de las manos y salí del armario un poco borracho, lo cual fue un error, creerme, hacerlo siempre sobrios.

La verdad es que mis amigos se lo tomaron bien, e incluso la novia de uno de mis mejores amigos me dijo que era bisexual lo cual hizo que conectáramos muchísimo, a todos les extrañaba y les fascinaba este nuevo chico, Fran, y algunos me recriminaron, no sin razón, que hacía mas caso a los nuevos amigos que a los de toda la vida. Era obvió que con mi nueva sexualidad salia mucho más con los nuevos amigos, pero no quería perder a los amigos de toda vida y así lo dejamos pactado, pasará lo que pasará ahí estaban.

La noche antes de ir a Sitges, Fran y yo preparamos todo para el viaje, decidimos hacerlo en mi Seat Toledo casi nuevo que apenas había usado y así podernos hacer una rutita por Barcelona, ciudad en la que había vivido de niño. Nos cargamos bien de comida, redbulls, jeringas para los anabolizantes, unos paquetes de Marlboro y el pack de condones, lubricantes y popper a tutiplen.

El viaje fue larguísimo, aun turnándonos para conducir, porque a las cuatro de la mañana los dos estábamos deseando pirarnos a la playa, donde nos esperaba Alberto. Fue un error, los peajes entre Madrid y Barcelona hacían que la elección del avión fuera una opción mucho más rentable. Después entre Barcelona y Sitges había otro peaje más. Al menos teníamos coche para hacer lo que quisiéramos.

Llegamos a Sitges a medio día, y allí nos encontramos con una ciudad de encanto, casas blancas y calles amplias y lujosas, una iglesia que adornaba unas playas increíbles. Terracitas y calles llenas de hombres. El paraíso estaba, sin duda, en Cataluña.

Sitges, al anochecer.


La primera sorpresa de mi viaje llegaba nada más llegar allí, pues Javi , el "culpable" de mi primera decepción también estaba invitado y a mi nadie me había dicho nada, aunque no estaba Sergio que también era del grupo con el que salíamos con Alberto por Madrid pero que no había podio cuadrar su agenda con nosotros.

Javi estaba bastante desmejorado, le había visto ya después de nuestra diferencias y me habia intentado explicar toda la movida con Sergio, pero a esas alturas me importaba bastante poco, pues de otro modo seguramente nunca hubiera conseguido conocer a Fran. Sospechaba que Javi estaba usando drogas por su aspecto, cosa que posteriormente me reconoció. De todos modos, me di cuenta de que Sergio no mentía, y que Javi debía de tener ciertos sentimientos por mi porque el pique con Fran fue continuo los pocos días que estuvimos en Sitges.

Dejamos las cosas en nuestra habitación en casa de Alberto, nos dimos cuenta de que el médico manejaba bastante dinero, pues la casa era enorme y bonita, no debía de ser nada barato vivir en aquel pueblo de Barcelona. Nos duchamos juntos, lo cual a nadie le extrañaba ya que nos comportáramos como novios, y nos preparamos para salir.

Por la mañana nos dimos un chapuzón en las playas de la ciudad, preciosas, un paisaje de postal coronado por la preciosa Iglesia del pueblo. Comimos en el paseo marítimo, cerca de la calle que llamaban La Calle del Pecado donde estaban todos los locales de Ocio nocturno de la ciudad. Comimos muy bien y Fran y yo invitamos como correspondía a nuestra invitación a la ciudad y a la amabilidad de nuestro anfitrión.

Después de una pequeña siesta, estábamos mas que agotados del viaje, pero Alberto nos propuso conocer una de las playas nudistas que estaba un tanto alejada de la ciudad, la famosa playa del Muerto.

Fuimos en coche hasta la discoteca Atlàntida, allí habia un parking donde dejamos el coche y a pocos metros, al final del parking, se encuentra un sendero que sigue pegado al litoral y al otro lado pegado a las vias del tren. Aproximadamente un kilomentro después se encuentra la playa.


Coche, playa y calor en Verano


Una playa de piedra, un poco pequeña para mi gusto y donde hay un chiringuito para los bañistas con banderas gays, solo había hombres en la playa, todos en bolas. Nos desnudamos y no pude evitar fijarme un poco en Alberto, pues era la primera vez que le veía desnudo, seguía estando muy potente a su edad, digno de admiración no solo mía si no de los demás bañistas.

La gracia del lugar, es que la playa y el bosque están separados por unas vias de un tren a una altura considerable, asi que debajo de las vias, hay un tunel donde se pasa al bosque y... vaya con el bosque!

Aquello era como imaginarse un Copper gigante y al aire libre. Hacia mucho calor pero la gente iba y venia del bosque y se podía ver que había más gente detrás de las vías que en la propia playa.

Yo me empalme nada más pasar de immediato, Fran y yo nos miramos con cara de picaros y los dos, no tardamos en cruzarnos con un grupito que nos parecieron extranjeros y que rápidamente se nos acercó:

- Sei bellissimo. Mi piaci tantissimo - Dijo uno del grupo en un italiano perfecto. Yo ya me estaba poniendo caliente con esos italianos musculados, tatuados, con gorra y zapatillas de colores llamativos, con unos bañadores de ES collection, estaban a crujir:
- So, are you italian? Do you know what people said about italians? ... - (sabéis los que dicen de los italianos? les dije yo un poco vacilón, ya que ellos eran tambien bien chulitos)
Y rapidamente se bajó los pantalones y dijo:
- That we have huge cocks.... (que tenemos pollas enormes)

No sé el resto de los italianos pero estos se bajaron sus bañadores de marca, y sacaron 3 pollones que ya venían contentos de otras partes del bosque. Yo pensé que me quedaría de sin ser activo con esos culazos, pero no importó, nos comimos las pollas todos a todos y aunque iban muy de gallitos y nos follaron como un italiano sabe follar, también me dejaron follarles a dos de ellos, el único que no era versátil se quedó con Fran que acabó a cuatro patas con los italianos en la misma posición, asi que íbamos turnando los culos para irnos follando de uno a uno a todos esos culitos.
Cuando no pudimos mas empezamos a corrernos en el cuerpo de Fran uno a uno, echamos leche que hasta dejarlo blanco, al mismo tiempo y sin darnos cuenta habíamos formado un corrillo de personas que nos estaban viendo.

La primera vez que ibamos a la playa y la liabamos bien parda. Bueno, era lo que soliamos hacer, el resto del dia esperamos a Alberto en la playa, nos dimos un buen remojon sobre todo porque Fran iba lleno de lefa y allí no habia donde limpiarse más que en el mar, para el próximo dia llevariamos toallitas, que fue nuestro fallo de principiantes.

Cenamos en casa de Alberto y aquel dia estábamos derrotados por el viaje,  así que decidimos dejar los bares para el dia siguiente. Cuando llegué a nuestra cama Fran ya estaba roncando, me resultaba tranquilizante verle dormir, de lado, le cogí por la espalda y lo abrace, hasta dormir.





6 comentarios:

  1. Marcos, que epoca es buena para visitar esta playa?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De Junio a mediados de Septiembre, coincidiendo con la época de calor, hace poco estuve a mediados de septiembre con un buen calor y estaba a reventar

      Eliminar
  2. Muy buena experiencia...
    Hace mucho que no abrazo (ni me abraza) a ningún hombre :´(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sebastian, gracias. Acabo de conocer tu blog. Bastante interesante. Casado y con hijos! Vaya si que tienes para contar amigo :)

      La playa en america latina mas parecida seria la Playa de la Galheta en Florianopolis, evidentemente el nivel de desinihbicion y morbo no se puede comparar con Europa, pero he pasado algunos momentos muy buenos allí sobre todo en carnaval.

      Un abrazo para Buenos Aires.

      Eliminar
  3. Gracias por pasarte por mi blog... desafortunadamente soy muy pudoroso como para ir a mostrarme a una playa nudista solo por mostrar. Sin embargo, en los sitios de cruising no tengo inconvenientes, ya que tengo un objetivo claro: levantar (enganchar) algo/alguien.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Sitges, que cerca y que lejos !
    He estado un montón de veces, pero muy pocas para vivir el ambiente 1 vez para unos carnavales) o para disfrutar de la playa del muerto (varias acompañado para disfrutar del mar, y solo una solo para disfrutar del bosquecillo).

    ResponderEliminar