domingo, 8 de abril de 2018

Capitulo 20: El chat.



El verano estaba llegando a su fin.

Los dias se iban haciendo más y más cortos, el calor se nos iba y con ellos la sensación de tener un verano totalmente diferente a lo que había vivido hasta ese día. Un verano loco, divertido y lleno de color. Mi primer verano como gay lo estaba disfrutando como un enano.

Alberto nos llamó a consulta y nos retiró los anabolizantes que ya me empezaban a hacerme sentir muy agresivo y después de unos analisis nos metió en el "post-ciclo", mas pinchazos pero de otras hormonas esta vez, sabia que mi libido iba a morir en poco tiempo, así que tenía que aprovechar lo poco que durará aquello últimos dias de verano.

Yo estaba muy feliz por Alberto, estaba empezando a salir con un enfermero guapísimo y bastante más joven que él y aquella relación parecía idílica, dos profesionales, serios, guapos, trabajadores, eran la pareja modelo y yo sentía devoción por Alberto, que se había convertido en mi medico y que incluso había estado en mi casa cuando tuve una infección de anginas por el aire acondicionado dándome todo tipo de cuidados.

Al final de aquel verano hacia un tiempo que había cambiado de empresa, con la esperanza de un futuro profesional mejor me fui adaptando poco a poco a mi nuevo ambiente de trabajo. Allí era "hetero", todavía estaba sondeando el ambiente y la verdad es que en mi entorno profesional no había coincido con muchos gays, por no decir ninguno, que yo supiera.

Tenía un horario extraño ya que trabajaba por la tarde para la sección de mi empresa en América. Así que algunas veces si me retrasaba me tocaba quedarme totalmente sólo en la oficina.

Uno de esos días fue el día que me trajeron el invento del año, estaba yo configurando el recién llegado iPhone a nuestro pais, y me quedé hasta tarde en la oficina tratando de configurar ese aparato que me tenia enamorado, y viendo algunos sites de aplicaciones y algún sitio para salir el finde que me había propuesto Fran.

Hasta que en una de esas paginas me salio una publicidad que me llamó la atención:

"Quieres chatear con chicos gays de tu ciudad"

Click.

Dicen que no es bueno quedarse con la curiosidad en el cuerpo.

"Elige un nick"

Bueno, ya había chateado en el IRC cuando era más joven, ¿que apodo ponerme? No sé, la primera mierda que me paso por la cabeza: marckitos28, pues lo más típico del mundo.

Bueno, pues un chat, una habitación virtual con chicos... tu y otros tantos, saludas con un hola y empiezas a hablar. Me pareció una chorrada autentica. Dejé pasar un rato mientras configuraba aquel revolucionario teléfono. Y apareció un privado.

- MuscleMadrid: Hola
- marckitos28: Hola
- MuscleMadrid: foto?

La foto, claro, pues tenia algunas fotos, ninguna foto interesante tengo que decir. Ni se me pasaba por la cabeza en aquello momentos ni era tan habitual las fotos morbosas. Pero ahí tenia un telefono con camara, la hostia, seguro que ni tenia buena resolución. El me envió una suya, joder estaba muy bueno el cabrón.

- marckitos28: espera, ahora te mando.

Me fui al baño, y me quité la camisa que llevaba puesta y me hice una foto del pecho. Era lo más porno que se me pasaba por la cabeza.

Me fui al baño, y me quité la camisa que llevaba puesta y me hice una foto del pecho.

- MuscleMadrid: Molas tio, ¿te apetece real? ¿zona?

¿Real? Imagino que quería quedar fuera de ese mundillo virtual, a mi eso de quedar con un tio en su casa no me hacía la más mínima gracia, pero he de reconocer que el chaval estaba muy bueno y a mi se me acaba mi verano. Pero la verdad es que lo que me resultaba algo raro era ir sin Fran. Me sentía que estaba haciendo algo "malo"; pues al fin y al cabo eramos compañeros de este tipo de aventuras, aunque nunca habiamos hablado de que lo nuestro fuera algo exclusivo y tenia pánico a la conversación de " a donde va lo nuestro ". Pero como Fran siempre habia gustado de hacer trios y demás me dije, ¿porque no?

Resulta que ambos estábamos cerca de mi trabajo, y después de chatear un rato más no se porqué me convenció para ir su casa. Combinamos en que a la salida del curro me iría para allá, estaba a penas un par de calles mas allá de Arturo Soria.

Y allí me presenté un poco nervioso, era la primera vez que hacía una cosa de esas, llamé al telefonillo y me abrieron. Al llegar allí estaba él. Era el tío de la foto pero no podía dejar de pensar lo primero es que en la foto él estaba mucho mejor o debía de ser una foto algo mas antigua. Me invito a una cerveza y nos sentamos en el sofá.

- Te importa que me ponga un poco más comodo? - Me dijo

Se fue al cuarto mientras yo apuraba mi cerveza pensando que estaba haciendo allí y volvió en calzoncillos tocándose el paquete.

- Estoy muy caliente tio...

No hizo falta mas para ponerse de rodillas y empezar a bajarme los pantalones mientras se empezaba a pajear. Yo salía del trabajo y ni me había duchado antes de ir para allá. Me bajó los pantalones y le molaba el olor a "hombre", me olía, me olía mucho y eso le ponía muchísimo pero yo no conseguía entender esos fetiches con los olores.

 Me empezó a comer el rabo y después hice yo lo mismo con su olor a jabón recien salido de la ducha, no se, pero no me encontraba en mi sitio. Pensé que follando seria mejor, como eramos versátiles empezó a follarme, y yo me dejé de llevar, faltó lubricante (siempre necesario) y me ensalivó el culo con cuidado, empezó a follarme pero a la mitad del polvo todo lo que quería era largarme de allí. Afortunadamente se corrió rápido y así tuve la excusa perfecta para largarme. No es que nada hubiera ido mal pero simplemente no me encontraba a gusto.

Él debió de notar que me quería ir sin tomar otra cerveza, y no volvimos a cruzar otro mensaje y se despidió de mi en la puerta.

Mi primera vez en el chat había sido un fiasco. No sé porque pero me dije que aquello no era para mi.

Como todavía estaba bastante cachondo y me había largado sin correrme sabía que la sauna Paraiso todavía estaba abierta. Así que me fuí para allá con la intención de encontrarme algun pasivo con el cual aliviarme.

La sauna no tenia mucha gente un dia de semana. Nada que ver con el finde, pero habia unos tios buenos, uno de los cuales me encontré cuando iba a la piscina. Lo vi de lejos y me fuí a relajarme allí con él, entre burbujas a medida que me acercaba su cara me empezaba a resultar familiar, muy familiar. El evitaba mirarme. Hasta que estuve delante de él y me di cuenta de le conocía y del porque me estaba evitando.

Había pillado en la sauna al novio de Alberto.






5 comentarios:

  1. Y ahora?
    Tu que hace unos posteos habias dicho que hacían buena pareja...
    El sexo casual as así casi siempre (y más si de entrada no te gusta, o si difiere imagen virtual con real)... el coito puede ser bueno, pero después, a salir corriendo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y ahora... capitulo 21 ;)

      Imagino que si, que es asi, imagino que te haces una idealización de la persona virtual que casi nunca se corresponde con la real.

      Eliminar
  2. Como siempre muy morboso. Espero el siguiente con ganas....DDV

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DDV, me alegró mucho de leerte, la verdad que los chats/app nunca han sido mi fuerte aunque he hecho alguna buena amistad.

      Eliminar
  3. Por fin te pillé.
    Ya me he zampado todo tu blog.
    Bueno, es lo que tiene el chateo, que se puede mentir mucho y idealizar, y llegado el momento, si llega, llevarte un gran chasco. Si eso lo multiplicamos las veces que ocurre y el tiempo invertido...
    Hay que ver la evolución que hiciste en pocos meses, de tener novia y comenzar a superar el miedo a entrar al Copper hasta la fecha de lo publicado. ;-)

    ResponderEliminar