sábado, 19 de mayo de 2018

Capitulo 21: La fiesta privada.


- Imagino que se lo dirás a Alberto ¿no? espero que no tenga que enterarse por mi - le dije al chaval que casi no podía mirarme a la cara.
- Joder Marck, tío, si no es que este mal con Alberto ni nada...
- Ya, si ya os veo - a veces hasta la pareja más perfecta por fuera puede tener problemas por dentro
- Es que... somos hombres tio.
- Venga joder, mira se lo vas a decir, tienes hasta el finde, o se lo dices tú o espero no tener que decírselo yo.

El chaval salió de la Sauna con cara de vergüenza y pude ver desde la piscina como se vestía. Yo no me comí un colín aquella noche. Había ido allí para nada porque los ambientes de la sauna son un coñazo entre diario.

Esperé hasta el fin de semana, hasta el sábado inclusive, que era cuando íbamos a quedar todos para tomar algo por Madrid y salir a cenar. A medida que iba pasando la semana, mi libido hacía como el tiempo en Madrid en Otoño, se iba enfriando a una velocidad pasmosa.

Nos reunimos como de costumbres en tribunal y antes de entrar al Studio 54 invité a Alberto a que se quedará conmigo para fumar un cigarro, mientras los demás se iban dentro. Como no estaba seguro de que decirle empecé a tantearle un poco:

- ¿Que tal la semana? ¿Qué tal con el noviete? ¿Todo bien con él? - Venga, vale, lo admito no sé disimular muy bien.
- Vamos coño Marck que ya me lo ha dicho...
- Joder menos mal, porque me había preparado el discurso toda la semana ¿y como estás?
- Pues mira me ha jodido que no me lo contará antes ¿sabes? yo ya me lo olía, pero al final lo hemos hablado y mira, paso de hipocresías, mejor ser pareja abierta y más con nuestra diferencia de edad
- ¿Pareja abierta? Pero, ¿eso que es... - a mi todo eso me sonaba rarisimo.
- Pues como tu y Fran pero siendo pareja - zasca!
- Bueno, es que... a ver yo si fueramos novios no sé si haríamos las cosas que hacemos, y no te creas, hubo una vez que no me gustó verle y creo que a el tampoco le gustó cuando estuvimos en Barcelona.
- Pues ya te digo yo que no, pero no sería muy diferente, mira Marck, yo todas las parejas que conozco que llevan años juntos, son pareja abierta, los hombres no estamos predestinados para ser fieles.
- Pero que dices ... yo si tuviera un novio - vaya, como sonaba eso - no creo que me diera por "compartirlo".
- No se trata de compartir, se trata de verle disfrutar.
- Ya pero con otro...
- Eres muy joven Marck... algún día lo entenderás

Dejamos la conversación un poco aparcada y volvimos al local, estaba claro que yo todavía no tenía mucha experiencia en el mundillo, y aquello me parecía cosas de "modernas" pero lo respetaba, y le dije a Alberto que respetaba su opción de pareja, como no, aunque no podía compartirla.

Yo no había llegado a los treinta años y todo aquello me sobrepasaba, ni siquiera me imaginaba con un chico, al menos uno que no fuera Fran. Tendría que decirselo a mi familia, ... ufff ... Volvamos a disfrutar.

- Esta noche tenemos una fiesta "privada" chavales - dijo Fran después de hablar por su teléfono móvil.
- ¿Una fiesta privada? - Pregunté yo curioso.
- Sí, algunas veces cierran el Copper al público, generalmente por fiestas de encargo de los amigos de los dueños, y hacen alguna fiestecita a puerta cerrada, de madrugada cuando el público se ha ido del local.
- Me da a mi que este tipo de fiestas no te va a gustar Marck - dijo Alberto en tono paternalista que no dudo en descartar la invitación de Fran.



Aquello parecía un buen plan, así que Fran y yo nos fuimos moviendo de Chueca para Tribunal a altas horas de la madrugada ya para acceder al Copper, que tenia las luces apagas, pero que nos abrieron la puerta después de una llamadita.

- Welcome chicas! - Nos invitaba a entrar uno de los camareros, bastante alegre la verdad.

Y como de costumbre nos desnudamos y nos fuimos para adentro. Pero al llegar, la gente chick y cool que esperábamos encontrar, no era tal, mas bien un publico mayor, bien pijo y con algún que otro famosillo, que yo practicamente  no conocía porque al verdad, pasaba bastante de la televisión y de los famosillos de turno.

El local estaba algo diferente. Larguísimas alfombras jalonaban las estancias, esculturas en la barra y elegante iluminación, unos sillones. Todo ello iluminado con luz tenue, y ambientado con música barroca.

- No estaba permitido hablar, “sólo sentir”. - Dijo el camarero.

Camareros con máscara pasaban con bandejas de champagne y preservativos. Todo ello me resultó gracioso. Aquel local no pegaba nada con esa imagen que intentaba dar, pero los dueños sin duda se habían currado un ambiente especial para aquella noche y yo me sentía francamente halagado por la invitación.

Así que Fran y yo que debíamos de ser de lo más joven que había allí nos pusimos a hablar un poco con aquellos hombre, algunos bastante cultos e interesantes y algunos de ellos bastante atractivos, para que negarlo.

El caso es que yo estaba viendo a la gente bastante animada, casi eufórica. Sin duda un ambiente mas desenfrenado que los días normales en el local.

Poco a poco se fueron haciendo parejas, tríos y más convinaciones. Los asistentes que deseaban, comenzaban a tener sexo sin pudor. Algo en el ambiente era mágico, todo fluía.

Uno de esos hombres con los que hablaba con muy buena planta se me acercó y me preguntó si quería fumar un poco de marihuana con él, la verdad es que me resultó muy raro porque aparte de algún porro en la universidad poco más había fumado y menos en lugar así.

- Claro ¿porque no? - el ambiente invitaba a experimentar. Un par de caladas que rápidamente inundaron mi cabeza de una excitación increíble.

Mi hombre me llevó a uno de los sofás donde había dos hombres más. De repente me vi envuelto en algo inefable. Comencé a sentir manos y bocas por todo mi cuerpo; me estremecía con las caricias en mi cuello al tiempo que sentía manos que subían por mi entrepierna, por mi espalda, por mis pectorales… Decidí no juzgar lo que estaba sucediendo, había venido a experimentar, estaba un poco colacado y eso era, sin ninguna duda, lo que iba a hacer.

Me sentía deseado y poderoso igual o más que cuando tomaba anabolizantes. Sentía que cada caricia redondeaba y daba forma a cada una de las curvas de mi cuerpo.

De pronto, uno de los hombres que tenía a mi espalda comenzó a lubricarme lentamente el culo. Poco a poco otras manos fueron acariciando mis hombros mientras deslizaba por la espalda hasta llegar de nuevo al agujero de mi trasero.

Mi grado de excitación era absoluto. Comencé a besar los labios de aquel hombre maduro y atractivo, mientras sus manos jugaban suavemente con mis pelotas. Sus labios eran grandes, carnosos, sus besos tiernos, húmedos, con la cadencia exacta de alguien que ha besado muchas bocas. Nuestras lenguas jugaban y se entrelazaban, y mi cerebro estaba cada vez más embriagado por los efectos de la marihuana.

El hombre que estaba detrás de mí separó mis piernas y acercó su enorme polla a mi espalada mientas yo estaba completamente excitado y se colocaba un condón. Poco a poco comenzó a introducirlo dentro de mí. A medida que empujaba sentía como iba llenándome, cada caricia de piel se mutiplicaba. Un escalofrío recorrió mi cuerpo cuando noté percutir su glande, caliente y duro, contra mi.

Uno de los hombres observaba, mientras el otro no paraba de empujar su polla contra mi. No dejaba de mirarme. Era una mirada conocida, una mirada que aumentaba mi morbo y que me incitaba a probocarle mientras me masturbaba. Podía sentir como crecía su excitación con cada gemido que salía de mi boca mientras era follado por otra polla una y otra vez.

Se iban cambiando hasta que el tercero me la metió pero se corrió en cuestión de segundos, lo cual yo tambien aproveché para echar una lechada descomunal.


Todo había sido muy precipitado y animal, había perdido a Fran de vista, así que aproveche para darme un agua refrecante en el lavabo y despejarme un poco.

Cogí un poco de aire y me sentí mejor y despejado, pero viendo a mi alrededor me di cuenta de que en aquella fiesta, todo estaba muy desfasado. Fran vino con cara de susto:

- Oye Marck, para mi que esto ... esto es una "sesión" tio
- Una "sesion" ¿de cine? - dije yo riendo un poco colocado
- No, nos vamos

Y me cogió de la mano y no hubo mas preguntas, sé cuando Fran se pone serio, así que nos fuimos corriendo de ahí con cara extrañada.

Fran me explicó lo que era una "sesión", yo creía que no era tan inocente pero todavía me quedaba mucho por aprender de aquel mundillo. ¿Parejas abiertas? ¿Sesiones?

Que extraño me empezaba a parecer todo.

Aun así, me quedé varios días pensando en la aquella follada tan intensa que me había dado un poco de marihuana.







4 comentarios:

  1. Que bien lo pasaste, nen!
    Pero me quedan varios interrogantes: que es una "sesión"? Puedo hacerme una idea, pero me extrañaría que Fran se asustara en una "sesión", tal como yo la imagino... Por tanto, que paso que asusto a Fran?
    Hasta la próxima,
    Hotdardo 🎯

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola Hotdardo, una "sesión" en España es una fiesta donde la gente se reune y utiliza drogas para el sexo, lo que ahora se conoce como Chemsex.
      No me refiero solo a popper si no a cosas "más fuertes". Pues siendo Fran policia y nosotros bastante miedosos con eso no nos gustó, la cosa se fue muy de madre y cuando tu no vas "del mismo rollo" te sientes fuera de lugar.

      Eliminar
  2. Morbo, sexo y sensualidad... al menos, fluiste de manera consciente y disfrutaste.
    ¿Que hubiera pasado si te hubieras quedado más tiempo? Tal vez, mejor no saberlo.
    No me he encontrado nunca en una situación así, en una "sesión", vamos...
    No sé si llegaría a ir si me lo propusieran ( y pudiera, claro) o de encontrarme dentro, como en tu caso, continuar allí o irme al darme cuenta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perro, por desgracía las "sesiones" son más habituales de lo que parece, y mucho más en Barcelona, donde el chemsex se ha convertido en un problema de la salud publica.

      La verdad es que una cosa es fumarte un porro o tomar un popper y otra no ser consciente ni de lo que haces. Hay que tener cuidado y disfrutar del sexo consciente y saber si estás haciendo lo correcto respecto al sexo seguro.

      Un saludo!

      Eliminar