domingo, 4 de noviembre de 2018

Capitulo 31: París (Parte II)


- Joder, joder, joder - empecé a saltar por todo el salón, lleno de nervios por la escenita que se iban a encontrar los señores al ver a su hijito follando en casa con otro maromo.
- Tranquilo Marck, que sólo te he dicho que te vistas.
- Pero... ¿como están aqui? ¿no se iban? tio ¿quieres que me esconda?
- Esconderte ¿de qué?
- Joder, no querrás que me pillen tus padres aqui ¿no?
- Hombre, en pelotas con la polla tiesa no, pero no te tienes que esconder de nadie
- Ah! Vale...

Era evidente que yo estaba viendo la foto desde otra perspectiva, un chaval que acababa de descubrirse y mis padres no tenían ni idea de que era gay, pero estaba claro que ese no era el caso de Pierre que se estaba tan tranquilo mientras que yo me moria de nervios a cada segundo que pasaba mientras el ascensor llegaba a la planta donde estábamos.

- Cálmate un poquito y límpiate el sudor un poco por lo menos
- Si, si, no quiero que piensen que estaba follando con su hijito.
- jajaja - rió Pierre - tranquilo, eso ya lo saben.

Yo flipaba mientras veia la pasividad de Pierre al vestirse. Cuando sonaron las llaves de casa al abrir la puerta principal creia que me iba a dar un infarto, el corazón me iba a mil por hora:

- Alló! - exclamo una voz femenina al fondo de la sala

Entraron los padres con sus maletas de viaje, dos señores de bien, la mujer morena y escultural fumando un cigarro en una de esas pitilleras alargadas que yo sólo había visto en las películas.

- Pierre perdona cariño, ¡que no te vas a creer! Hemos perdido el vuelo a Argel, nada que hasta mañana no podemos salir. Tu debes de ser Marck ¿verdad?

Lo primero que pensé mientras saludaba era obviamente que Pierre ya le había hablado de mi a su madre, vaya que confianza debían de tener:

- Si... si... - Lo reconozco, no soy muy bueno en este tipo de situaciones, ni lo era con mis novias ni menos ahora con esta novedad.
- Ça va - saludo Pierre a su madre y ella a nosotros.
- Pierre, cariño, nos quedamos a cenar y nos vamos mañana, no vamos a molestar a estos dos tortolitos
- Mama! No empieces. - replicó Pierre
- Bueno ¿habéis cenado ya?
- No, la verdad que no todavia no, pero ahora íbamos a salir
- Uy nada de eso, Marck tiene que probar mi comida, la autentica comida francesa no las mierdas que te dan por ahí, ademas tenemos un vino buenísimo, cenais con nosotros y salís luego si eso.

Ni que decir que a mi me parecia todo aquello una encerrona y queria que la tierra me tragara, pero la madre de Pierre era encantadora, parecia muy liberal y desde luego a Pierre se le veia encantado. El colmo fue cuando la mujer le hizo un gesto de aprobación a Pierre como diciendo "me gusta el chaval".

- Este es mi padastro Jean
- Encantado - saludé con un varonil choque de manos aunque en lo único que podia pensar es en la palabra "padastro".
- No os vamos a molestar mucho, la casa es grande podréis estar a vuestras cosas chicos.

Los padres eran encantadores asi que antes de cenar Pierre me ordenó, como no, irme a la ducha, pues llevaba la misma ropa todo el dia, por no hablar que se notaba a leguas que estábamos acalorados por la follada que nos habíamos metido. Todavía fue más raro cuando Pierre llega y se mete en la ducha conmigo.

- Pierre, no me jodas macho
- ¿Qué pasa? Vamos Marck, ¿pero que te pasa?
- Que están tus padres ahí y los dos en la ducha...
- ¿y? ¿que pasá?

Estaba muy descolocado por la situación, lo único que podía pensar era en si mis padres me hubieran pillado en la misma situación. Ya cuando era adolescente me pillaron con una de mis novias con los pantalones bajados, a traición claro, y mi madre que era bastante tradicional me dio un discurso acerca de la castidad. La castidad. Ni siquiera los condones ni nada, yo claro, flipaba con el contraste con los padres de Pierre que parecía no importarles que su hijo se duchara con otro maromo en su baño.

Cuando pasamos a la cena yo estaba muy nervioso pero con el vino Chateau de no sé qué (¿alguien sabe porque todos los vinos son Chateau de no sé qué?) empezamos a desinhibirnos y yo me quede más tranquilo, lo que dio pie a bromas con los padres que eran muy simpáticos:

- Marck, ¿sabes comer las ostras - si, la cena era muy elegante y yo no tenia idea de comer una ostra en mi vida, a parte de que me daba un asco tremendo verlas.
- Déjame que te enseñe Marck - se ofreció Pierre - le echas limón así y te lo tragas
- Tiene una pinta... esto parece un moco - "Marck cálmate" me trague esa cosa asquerosa y seguimos con las bromas

- Pierre me gusta mas Marck que el ultimo chicos ese que te traíste, ese, el de los pendientes.
- José mama, y no tenia tantos pendientes
- Ay Marck, es que no veas cada novio que nos ha traído a Pierre a casa !

Yo seguia flipando con la confianza que tenian los padres de Pierre con él y por el cachondeo no pararon hasta que se hizo realmente tarde, daban tanta libertad que incluso podia fumar en la mesa, cosa que mis padres me tenían totalmente prohibido.

- Bueno vamos a dejar a estos tortolitos que querrán irse a dormir, bueno querrán irse a la cama  - dijo el padrastro de Pierre guiñándonos un ojo.

Me parecia increíble que los padres nos dejasen dormir allí juntos como si cualquier cosa, lo único que podia pensar era en que pasaría si Pierre conociese a mis padres, que pasaría si mis padres supieran que soy gay, y que pasaría si me llevara a un chico a su casa.

- Tio Pierre, tus padres son...
- ¿Qué?
- No te voy a presentar a mis padres nunca - dije con cierta vergüenza sonrojado de mi situación familiar, crecido en el extrarradio de Madrid, con unos padres un poco conservadores, sin los mismos estudios y seguramente sin la misma clase que tenían los exquisitos padres de Pierre, me sentia realmente empequeñecido en aquella comparación.
- Venga no sean tonto. Ya se que mis padres son geniales, y que no todo el mundo tiene la misma suerte, pero me da igual como sean tus padres, lo importante es como eres tú y como vas a salir del armario con elos.
- Ufff, salir del armario... es que ni te imaginas algunas historias de mis amigos - era inevitable que me acordase de Fran en esos momentos, pues él había tenido la situación totalmente contraria en su casa.

Allí pasamos la noche, dormimos juntos y al poco de meternos en la cama Pierre empezó a acariciarme la espalda hasta bajar a mi trasero:

- No tendrás cojones Pierre - dije sobresaltado
- ¿Qué? Si no se escucha nada
- Que no tio, que no, con tus padres aqui ni de coña - que queréis que os diga, me sentia totalmente incapaz de hacer nada con la "suegra" en casa.

A la mañana siguiente los padres de Pierre ya se habían ido y pudimos quedarnos aquella inmensa casa para nosotros, solo levantarme con las vistas a la ciudad de aquel lugar me hacia sentir en un sueño, como sueño fue el finde semana maravilloso que pasamos juntos en Paris.


Levantarme con las vistas a la ciudad de aquel lugar me hacia sentir en un sueño



El domingo tocaba despedirse ya que viajábamos en compañías aéreas diferentes. Pierre no había nombrado a Fran en todo el fin de semana pero en el aeropuerto Charles de Gaulle no pudo evitarlo:

- Marck, lo he pasado en grande, ha sido muy especial estar contigo aqui.  Yo, no te voy a mentir, me gustaría estar contigo asi, cada dia, siempre - sabia que era el mensaje "corta todo con Fran y vente conmigo" pero me limité a decir:
- Sabes que yo también y sabes que todo lo que voy conociendo de ti va en esa dirección.

¿Porque no mandaba a tomar por culo a Fran y me iba con Pierre que era un chico maravilloso? Aquel domingo me iria directo al aeropuerto y hablaría con Fran, iba todo el camino del avión pensando el que decir. Todo el trayecto del taxi pensando hasta llegar a nuestro encuentro en La Latina de Madrid.

Y al llegar los chicos ya estaban con una borrachera muy considerable, y fruto de esa exaltación de la amistad todos se alegraron mucho de verme mientras seguían y seguían las rondas de cerveza:

- Vamos Marckitos, que todavía puedes agarrarnos - se reía Fran que para variar, era el que mas pedo iba de todos
- No, que después acabo en cualquier cuarto oscuro contigo - yo me iba animando a la velocidad que recorríamos los bares de la Latina.

No quería acabar como cada noche de domingo en el Attack. No, no y no. Me salí un poco del bar para que se me bajara el pedo y fumarme un pitillo mientras pensaba como hablar con Fran, aunque no hizo falta pues al poco salió él:

- Me das un piti Marckitos
- Toma - le ofrecí uno con la mirada perdida todavia pensando en Paris.
- ¿Que tal con tu noviete en Paris? - vaya pullita de profesional
- No es mi novio Fran, y ¿ese tonito a que viene?
- Nada, bueno, ¿sabes que? Es normal que quieras tener un novio, y Pierre parece un buen tio por todo lo que me has contado, y, créeme, tiene mucha suerte de tenerte pero no puedo evitar pensar que cuando te vayas con él ya no volveremos a estar juntos tú y yo

Toma ya, dentro de aquel pecho de hojalata se movia algo y yo no iba a perder la oportunidad ya que Fran estaba tan receptivo:

- No vamos a dejar de estar juntos, nos seguiremos viendo por muchos sitios.
- No seremos como ahora y lo sabes, y lo veo bien, tendré que aprender con eso
- Joder Fran, tu eres el hombre solitario, ya deberías de saber como es, además si no fueras asi sabes que yo estaria a tu lado siempre - tuve que mover pieza en la partida.
- ¿Sí? Nadie esta al lado de nadie por siempre Marck
- ¿Y tu que sabes? Si no has tenido una pareja en tu puta vida.
- ¿Quien te ha dicho que no la he tenido Marck? - esto me desconectó, jamás Fran me había hablado de ningún ex suyo, nunca había nombrado a un novio ni nada parecido
- ¿Qué quieres decir?... tú ¿has tenido pareja?
- Si, Marck, si - pensé que me Fran me estaba mintiendo
- Pero seria cosa de poco tiempo
- Pues... unos 7 años
- !7 años! tu has estado emparejado con un tio 7 años!!! - del grito que pegue se giró gente que estaba en la calle.
- No es algo de lo que quiera hablar ahora
- Los cojones, como que no Fran, osea nunca has querido tener un novio en tu puta vida, vas de cuarto oscuro en cuarto oscuro... osea... que ... no entiendo nada
- No hay nada que entender Marck
- Si, joder, si me  gustaria entender ... - "porque conmigo no y con él si" esta era la puta verdad, pero me controlé - ... ¿le querias?
- Mucho. - su rostro se llenó de tristeza
- ¿Donde está él?

Fran, que miraba cabizbajo el suelo, simbolo clarisimo de que le costaba hablar de ello, pero con voz entre cortada, muy posiblemente para ahorrarse las lagrimas continuó:

- Una noche cuando estábamos juntos se empezo a encontrar mal, veníamos de bailar, nos gustaba mucho bailar ¿sabes? hacíamos bailes de salon, si, si, yo, aunque no lo creas. Fuimos al hospital porque la cosa no iba bien y entonces ... - la voz de Fran se entrecortó - una semana mas tarde habia muerto Marck

Fran puso su cabeza en mi hombro mientras que yo me quede totalmente en silencio. Me quede de piedra pero empece a entender porque Fran era tan pasota, era tan duro y porque era una persona que no creía en el amor convencional. Me emocioné tanto con su relato que yo mismo me eché a llorar

- No quiero que llores Marck, no te lo cuento para dar pena esta superado ya, está más que superado.
- ¿porque nunca me lo habias contado?
- No lo sé, quizás porque contigo tengo la sensación de tener otra alma a mi lado, porque ni siquiera queria que alguien como tu apareciese en mi vida, sabes todo lo que siento por ti. Nunca mas me dije, nunca mas. Los novios Marck, en especial en el mundo gay van y vienen, pero nada permanece Marckitos y lo que este hombre y yo teníamos parecia una excepción pero de todos modos terminó.

Me apoye en Fran y le abracé, el abracé tan fuerte como pude, me limpié un poco las lagrimas y volvimos al Bar, donde sonaba a altas horas musica lenta, agarré a Fran con la mano y la elevé y con la otra le agarré de la cintura y él, atónito, agarró la mia. Comenzamos a bailar ante la mirada de atonita de Alberto y el resto, pues nunca nos habían visto así de acaramelados:

- Te voy a echar de menos Marckitos
-  No seas tonto, no se lo que voy a hacer con mi puta vida, pero sé que siempre estaré ahí amigo.

No me digais porque, pero me sentia aliviado de saber que pasaba, aunque para mi era aceptar una derrota, la derrota de saber de que nunca podría estar con Fran como yo queria estar con Fran.





8 comentarios:

  1. Leyendo el post me ha recordado muchísimo a una situación parecida a la que viviste tú con Pierre. También en mi caso vinieron los padres del chaval después de haber estado follando y él actuó con total normalidad mientras a mí estaba apunto de darme un síncope. También me tuve que quedar a comer con ellos fingiendo una normalidad que no era tal. A mí me presentó como un amigo cuando éramos más follamigos que otra cosa, y no teníamos una amistad tan fuerte como para cenar en ese momento con los "suegros"... Igual es lo que tú dices que la perspectiva de cómo lo vive cada uno, hace mucho en estos casos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la pillada de los padres. ¿quien no la ha tenido? ahora ojala todas las pilladas fueran con unos padres asi :)

      Eliminar
  2. Ay amigo, el problema de Fran es el de tantos en el mundo gay, gente que sigue apegada a su pasado con "cargas" sentimentales, sobre todo los que vamos llegando a una cierta edad vemos muchas heridas. Hay que cicatrizar, para mi no es excusa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. imagino que debe de ser muy duro superar algo así.

      Eliminar
  3. Uff.. un post agridulce, sin duda.
    Hubiera pagado por ver en directo al escena con los padres de Pierre, jaja...
    Pero luego la segunda parte... es durilla :-(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perro, yo siempre sabía que el blog iba a tener algunos momentos duros, asi es la vida.

      Eliminar
  4. A mi, que soy un romanticon, me pesa más la segunda parte de esta entrada que la primera. La conversación con Frank es brutal, por fin te abrió el corazón. Un amor pasado, cuando es la muerte quien le pone fin, se idealiza tanto que parece que nadie va a estar nunca a su altura. Veremos como sigue.
    Gracias por compartirnos tu historia, Marc.
    Hotdardo 🎯

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. lo idealiza tambien la pareja, nunca piensas que vayas a estar a la altura de algo asi. debe de ser una experiencia horrible perder a tu pareja cuando eres tan joven.

      Eliminar