lunes, 12 de noviembre de 2018

Capitulo 32: El cruising


A medida que llegaba el verano la relación con Pierre se iba consolidando, me encantaba estar con él pero tenia dos problemas en la cabeza que me hacian polvo. Uno era que me seguia gustando Fran, era mi amigo pero también sentia un deseo, algo irrefrenable por ese hombre que me hacía tenerlo en un pedestal. El otro problema es que no iba a poder acostarme con otro hombre y esa idea me espantaba un poco pues al fin y al cabo me había descubierto relativamente tarde y aunque había follado de lo lindo me daba pena no poder pasar algunas de las aventuras que habia tenido.

Con la llegada del verano, y viendo lo bien que me habia ido el año anterior hablé con Alberto para hacer otro ciclo de anabolizantes. Quería aprovechar esos pinchos de testosterona para aprovechar lo que me quedaba de soltero y hacer locuras. Y queria acabar pronto porque pensaba si seria capaz de ser fiel a Pierre y no "caer en la tentanción".

- Joder Marckitos, pero tu te ves en una relación, si eres un chavalin
- Vamos Alberto, no me jodas, que ya tengo veintiocho añazos y no he tenido un novio a mi Pierre me encanta...
- y Fran también te encanta
- si bueno. Joder mira solo quiero acabar el verano de puta madre, irnos a Ibiza y después tendré mi primer novio - me costaba hasta decirlo a mi mismo.
- Tu verás pequeñin, como tu dices será el primero, a esas edades cariño, se cambia mas de novio que de camisa.

Yo solo podia pensar en como iba a ser mi nueva vida. Albero me recetó mis testosteronas varias y esta vez me puso un anabolizante: nandrolona, la cual me haría subir de peso de manera muy rápida. A las dos semanas yo ya estaba, como no, cachondo como una perra en celo.

En aquel momento no pensaba en absoluto en los efectos secundarios, ademas tenia total confianza en mi médico, pero ya me lo advirtió, puedes tener efectos secundarios después. Solo podia hacerlo unas semanas y enseguida nos lo retiraba, pero empezaba a ver que aquello, como el verano anterior era un vicio, otro vicio de los que ya tenia.

Una noche saliendo con mi amigo Gorka de Bilbao conocí al primer matrimonio de chicos que he conocido en mi vida: dos chicos llamados Daniel que también era vasco y Rodrigo que era su marido mexicano.

Matrimonio, que palabra tan fuerte.

Aunque después de hablar un poco más con Daniel, que me llamaba la atención por sus increíbles ojos azules me dejo caer que aquello del matrimonio no era como yo lo veia:

- A veces, pues nos divertimos con mas gente - dijo Daniel con una sonrisa muy picara.
- Pero... estais casados! - para mi era inconcebible, ¿que hacían? ¿compartían su marido? Los dos se reían de manera muy traviesa y yo tenia los ojos desencajados con estos dos. Pues vaya, estaba claro que no entendia nada del mundo gay.

Yo imaginaba que cuando te casabas, te casabas y follabas toda la vida con tu marido. Toda la vida. ¿No será eso demasiado tiempo?

Total que después de las copas y de visitar a unos amigos cogí camino de mi casa, para lo cual antes tenia que pasar por el Templo de Debod, un precioso parque de Madrid que tiene un templo egipcio del S.II y que fue donado por Egipto a la Cuidad de Madrid. Sólo que le templo de Debod es conocido por otro asunto: y es que es uno de los sitios de cruising más famosos de Madrid.

El cruising consiste basicamente en tener sexo con desconocidos en lugares públicos, lo que los heteros llaman dogging o cancaneo. Yo ya había leído en internet que el parque le llamaban el Templo del Vicio y aunque a mi el sexo en la calle nunca me llamo la atención, las buenas temperaturas en verano y el chorreo de testosterona hicieron que poco a poco me fuese adentrando en el Parque... "a ver que había" me decía mi curiosidad.

Baje por la parte baja del Templo de Debod, la escalinata que da hacia la Calle Irún. Nada . También en la zona del kiosco que da a Rosales pues adentrándose en el parque rodeando a un antiguo restaurante café hasta el monumento de la princesa Isabel La chata. Nada. Me recorrí toda la colina que da a Rosales. Nada.

Pensé que aquello era una tonteria y que era una perdida de tiempo enorme. Me fui a los baños de la rosaledas a mear e irme a por mi coche. Estaban cerrados a esas horas asi que decidí regalarle mi pis a los arboles del parque cuando sin mediar ni media se acerca a mear otro hombre en el cual yo ni había reparado.

Un hombre rudo, que me pareció un camionero de la hostia, fuertote en camisa y pantalon corto... que no corto ni perezoso se pone a mear en el mismo árbol que yo, mira que había arboles, pero no, en ese.

Ya cuando se dirige al árbol me quedo mirando fijamente en el paquete, este cabrón va empalmado. Allí el tio se sacó un buen pollón, circuncidado y rosaceo y comenzó a mear.

Se hizo un silencio entre nosotros; el me miraba a los ojos y yo a los suyos. No habñia mas ruido que nuestra meada.

Y sin mediar ningún otro gesto y con actitud chulesca me dice:

- ¿Te mola?

Y yo que acaba de mear pero no dejaba de tocarme la polla le dije:

- Sí

No hizo falta mas, el hombre se acerco mas a mi desde la otra punta del árbol y comenzó a mirar como me tocaba la polla mientras el hacia lo mismo con la suya.

Sin pensarlo y con decisión puse una de mis manos en su polla. Sus pantalones cayeron a los pies y los mios tambien

El hombre no parecia reaccionar, y parecía que asintiera con la cabeza aunque sus labios indicaban que le estaba gustando.

Empecé a pajearlo y su polla aumentó todavía más de tamaño, cosa que me dio pie a seguir. Su cara estaba más relajada, aunque no podiamos dejar de mirar a nuestro alrededor.

Empecé a pajear ese enorme bulto, aumentando el ritmo y parando para no excitarlo demasiado y que acabara antes de tiempo. El comenzó a pajearme a mi y nos estuvimos tocando las pollas casi con vergüenza de que alguien llegara y nos pillara, pero no parábamos . Era una delicia, el aire nos daba en nuestros cuerpos semidesnudos y senti el morbo de hacer ello en plena calle a la luz de la luna aun cuando no parecia que fuera  a ir mucho mas allá por el miedo de ser "pillados".



El aire nos dab a en nuestros cuerpo semidesnudos.


Después de observarlo unos segundos me lancé a lamer su enorme capullo lo que generó una nueva expresión de extremo placer en su cara.

- Mmmmm, hacía mucho tiempo que no me trabajaban así la polla cabrón - soltó entre gemidos.

Pero a los  pocos segundos después de soltar la frase, me aparta la boca y el tio suelta unos largos chorros de leche hacia el árbol en el que estabamos.

- Joder tio perdona, hacia mucho que no me corria.

Y ahí seguía el tio empalmado y a mi me extraño tanto que pregunté:

- Joder, tu pollón sigue duro cabrón
- Me pasa a veces tio, es que me has puesto a cien por hora, y puedo aguantar y correrme varias veces.
- ¿En serio? ¿Podrías follar?
- Claro que podría tio. Me molas mazo.

Y no hizo falta mas que volver a sobar su polla y viendo que tenía aguante, me saque una goma y un lubricante del bolsillo, que llevaba para este tipo de emergencias, me unté el culo y dije:

- Quiero que me empotres contra el árbol cabrón
- Ufff, tio nos van a pillar
- Tu vigila

Sin avisar, metió el rabo hasta el fondo. Tal rudeza hizo estremecerme de placer. Estaba muy cachondo y dejé que me follara el culo mientras me sujetaba al árbol para no caerme con las embestidas del tio

La segunda corrida tardó en llegar un poco mas pero acabó sacándola y se volvio a correr sobre el jardín, se corrió algo menos que la primera vez, pero con esa vision me puse a mil por hora e hice lo mismo y juntamos nuestras lefadas.

Acabamos rendidos.

El tio me dijo lo bien que lo había pasado y si queria repetir, pero teniendo en cuenta que no queria que nadie se enterara de la noche que había pasado, no quise cambiar los teléfonos.

Era la primera vez que hacía cruising y no me había ido nada mal.

¿Cuantas cosas me faltaban por vivir entonces? Y lo mas importnate ¿Podría vivir esto teniendo un novio? ¿o teniendo un marido?




12 comentarios:

  1. Pues la verdad yo cuando tenía esa edad y se hablaba del matrimonio entre tíos también me creía ese cuento de las parejas y la fidelidad. Con el tiempo muchas parejas terminan siendo más estables por la cantidad de tíos que comparten que por otra cosas. JEJEJEJE ¡Oye! Ese tío del Templo de Debod, ¿no era un tío medio calvo pero de cuerpo velludo? Es que me suena de un cruising. Yo he ido solo dos veces al templo: la primera vez me pasó lo que a tí: caminé, caminé y no ví a nadie. La segunda vez me topé con un tío de similares características solo que no pasamos de mamadas y pajas.

    ¡Buen relato!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tienes toda la razón Andrés. Conozco parejas que llevan 20 e incluso 30 años juntas y el secreto ha sido la "relación abierta", no sé pero mis amigos que tienen relaciones cerradas todos han acabado rompiendo o engañandose. No digo que no puedan existir, solo que no conozco ninguna.

      Eliminar
    2. Respecto al tio la verdad que me acuerdo mucho, solo recuerdo la situación de hacer sexo con el aire en mis huevos jejeje. ha pasado mucho tiempo y a veces los nombres o las caras me bailan, pero la experiencia es lo que queda y lo que narro

      Eliminar
  2. Interesantes reflexiones en el último párrafo... Ganas tengo de saber cómo se resolvieron.
    Por cierto, y con cariño y simpatía te lo digo, el otro día hiciste tu mismo un (pequeño) spoiler de tu historia al comentar en otro blog. Me resultó gracioso. 😉😘
    Un fuerte abrazo,
    Hotdardo 🎯

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hotdardo, no caigo en el comentario, aunque mucho saben de mi situación actual pero intento no revelar mucho ni poner nombres para no hacer spoiler

      Eliminar
  3. Perdona pero es que has contado así como de pasada lo de los anabolizantes, como si tal cosa y bueno...no es algo peligroso? Lo digo por los efectos secundarios sobre todo, que aunque supongo que no seas deportista de élite y no te afecte lo del dopaje, muy sano no me ha parecido nunca, no?
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola Pablo,

      Si. Ya lo habia comentado en un post anterior, precisamente se llama "Los ciclos" tiene que haber un control medico y tienen efectos secundarios, pero yo era joven e imprudente y maltrataba mucho mi cuerpo.

      Es algo que muchos hacen pero pocos reconocen, no lo recomiendo, hay opciones mejores y clinicas que te aconsejaran mejor, de hecho de ese segundo ciclo me costó mas salir y lo contaré mas adelante.

      ley nº1 de las drogas: todo lo que sube... baja !

      Gracias Pablo

      Eliminar
  4. No tengo dominado Templo de Debod, los lugares de cruising urbanos me dan un poco de yuyu. Donde me lo paso en grande es en el Estudiante o en el Carrefour de San Fernando

    ResponderEliminar
  5. Donde esta el estudiante?

    ResponderEliminar
  6. Hola Marck,
    Me quedo bobo leyéndote. Además, me veo muy reflejado. También he podido vivir las experiencias que cuentas. Ya con la edad me he relajado mas y sobre todo me quedo con lo bueno, las buenas sesiones de sexo, los amores, las miradas que terminaban en pasión en algun baño publico, y todo eso lo veo con mucho cariño y por supuesto me sigue poniendo muy cachondo. También hubo momentos muy turbios pero curiosamente de esas cosas me acuerdo menos, o al menos aliviado que pasaron. De vez en cuando me escapo y sigo las andanzas y creo que si viviera en Madrid estaría muy quemado, pues me encanta el sexo. Pero es estupendo leerte y recordar. Espero con ansias el siguiente capítulo. Cuidate. John de Sevilla

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola John de Sevilla, me alegro de que te guste , seguro que mi vida no es muy diferente de muchos gays y me encanta cuando me dicen que se ven reflejados en las historias.
      Ultimamente el trabajo no me da tregua para seguir con el blog, pero ahora en diciembre que tengo vacaciones vamos a ponernos al dia y voy a intentar escribir mucho más.
      Gracias y un abrazo pa' Sevilla.

      Eliminar