viernes, 11 de enero de 2019

Capitulo 37: La separación


Durante los largos dias en los que Fran estuvo en el hospital, nunca dejé de pensar en la clase de la relación que teníamos, en la que tenia con Pierre y en la que realmente queria tener.

Como mi cabeza explotaba literalmente dia tras dia, lo único que queria hacer es salir a follar por ahí. No queria pensar más, sobre todo cuando Fran comenzó a ponerse bien y mandarme mensajes. No entendía obviamente porque no iba a verle. Bueno, esa era la intención. Que no entendiera nada.

El único que parecia entender algo era Alberto aunque desaprobaba totalmente mi comportamiento. Y también creo que Pablo captó el mensaje, pues "mister perfecto" como yo le había apodado me mando un mensaje también. "Gracias". Le odiaba mucho, sabia que me alejaba de Fran y sabía lo que estaba tramando. Estaría encantado y a mi me reventaba, me hervía la sangre por dentro. Aceptar una derrota siempre es duro.

Y también estaba Pierre, que no era tonto y que se daba cuenta de que yo estaba mal por Fran. No paraba de pensar que a Pierre le pasaba como a mi, queria algo que no tenia, una relación, pero esta vez la culpa era mia.

Estaba tan jodido por la situación en la que me encontraba; que solo salia, bebia, fumaba como un carretero y follaba, follaba y follaba como un adicto. Mis únicos momentos de paz eran el trabajo, pero al salir, volvia los sex clubs, a las saunas, a donde fuera con tal de escapar de mi mismo.

Nunca me había sentido tan vacío.

Este será un punto de inflexión, lo dejaré y me daré a la buena vida con Pierre. Me decía. Pero sin saber realmente lo que quería.

Como los domingos no iba ya al Cooper, descubrí que la sauna Paraíso se petaba a mas no poder esos dias, sobre todo por las madrugadas. Una tarde, perdido y sabiendo que tendría que encontrarme con Fran para hablar con él me escapé por la tarde, perdido, fumado y sin saber siquiera muy bien que hacía.

En la Sauna volví a beber, y me quede en unos de los sofás que hay en los pasillos según sales de las piscinas. Estaba tan cansando y fumado que me quedé medio dormido. Hasta que advertí la presencia de un hombre, que por su acento, debía ser argentino. Estaba medio agachado como si fuera a comerme la polla, pero en su lugar, se acerco y dijo:

- ¿te importa? - dijo mientras me tocaba los pies. Y yo medio atontado me dejé. Fue entonces cuando cogió mi pie, se lo llevo a la boca y empezó a lamerme los dedos de los pies.

- Joder, he debido de beber demasiado - pensé

En un principio me parecieron unas cosquillas absolutamente deliciosas, tenia que apartarme un poco de las cosquillas que tenia en los pies. Pero después ese hombre se metió mi pie casi entero en la boca.

- Es del tamaño perfecto! - me dijo medio atragantándose. No daba credito, el hombre estaba muy cachondo, estaba gimiendo y disfrutando como si se estuviera comiendo una polla. Tanto que se quitó la toalla y empezó a pajearse allí mismo. Al ver el panorama, no tardo en acercarse gente, afortunadamente quien se acerco era un tio altísimo, delgadisimo que se sentó al otro lado del sofa, observando como me comían los pies. Yo estaba tranquilo, disfrutando de esa sensación extraña pero a la vez agradable, me daba la calma que necesitaba. El tio alto no tardo en dirigirse a mi toalla y me empezó a tocar el paquete. Yo empece a tocar el suyo mientras mi argentino seguia lamiendo y gimiendo. Tenia un pollón enorme, pero no se empalmaba, creo que iba mas borracho que yo, eso si, besaba de maravilla y para mi sopresa, se me puso el tio super alto a comerme el rabo, mientras el argentino me comía los pies. Que sensación tan deliciosa tener dos maromos lamiéndote. Mientras uno devoraba polla y gemia el otro le acompañaba sobre todo en los gemidos. Lo que más gracioso me estaba resultando es que el argentino no tenia ningún interés en comerme la polla, él disfrutaba con sus pies y no quería saber nada más. Con ambos dos lamiéndome no pude aguantar mucho hasta correrme, corrida que el alto trago como sin dejar rastro




- ¿Oye que te parece si cambiamos teléfonos? Me dijo el chico alto en la ducha
- No quedo con tios - dije de mal humor, no se porque no queria que nadie se acercara a mi y habia estado reacionando brusco y seco a cada persona que se interesaba por conocerme. Sabia que me habia pasado con muchos de los chicos que follaban conmigo, pero la idea de una segunda cita con alguien era algo que se me antojaba imposible.
- No hace falta que seas asi de imbecil. - respondió mientras yo me iba.

Al llegar a las taquillas tenia el mensaje de Fran. Decidí llamarle mejor:

- Nos vemos hoy en la Latina Fran.

Me serené un poco sabiendo que me iba a caer una bronca monumental, me duché y me despejé un poco antes de coger el coche. Me tranquilicé, sabía que sería un momento muy duro pero tenia que llegar, era el momento que había estado planeando

- ¿Como puedes ser tan hijo de puta? - fue el saludo de Fran al verme, estaba más enfadado de lo que podía imaginar, sabía de la mala leche de mi amigo, pero nunca le habia visto así.
- ¿Es eso lo unico que tienes que decirme? - me mantuve desafiante.
- ¿Porque Marck? Dime solo porque no has aparecido en varios dias ni para preocuparte por mi.
- Estaba follando - necesitaba lanzar un desafio, pero aquello me salió mal, Fran se puso mas intenso y no dudo en cogerme de la camiseta fuertemente hasta empotrarme con brusquedad contra la pared que tenia cerca de mi espalda. Con la adrenalina brotando de mi, no me dolía nada.
- No se quien eres Marck...
- Soy el mismo chico que conociste en un cuarto oscuro - creo que no sabia como podia provocarle aun más. Todo se me iba de las manos, nunca pensé que Fran fuera a pegarme, pero hubo un momento en que me levanto la mano, nunca imagine que sucederia conmigo.
- ¿Vas a pegarme Fran? - La cara de rabia de Fran me decía que si. La verdad es que el resto de la conversación la tengo un tanto tenue en mi cabeza, pero si recuerdo el puñetazo en la boca que me dio Fran. Me dio con fuerza. Con toda la rabia que tenia, apenas me di cuenta solo cuando note el sabor asqueroso de la sangre, que debía estar saliendo de mi boca.
- ¿Quieres darme otra? - respondí.

La verdad lo hubiera preferido, hubiera preferido mil puñetazos mas a ver a Fran, el hombre sin sentimientos, derramando unas lagrimas después de pegarme.

Era la primera vez que le veía llorar. La primera.

Aquello no lo esperaba. Me senti la mierda mas grande del mundo.

- Adios  Marckitos. - dijo Fran mientras se daba la vuelta para que no viera que estaba llorando.

Me quedé allí, me eché a llorar por ver a Fran tan dolido y pensativo, ni siquiera me di cuenta de que tenia la camiseta manchada de sangre. De mi sangre.

Conduje asi hasta llegar a la casa de Alberto. Cuando abrió la puerta y me vio llorando y ensangrentado, no dijo nada, se quedó con la boca abierta. Yo tampoco dije nada. Solo se apartó para dejarme entrar en su casa.

- Tenia que dejarle ir Alberto. - Dije entre lagrimas.

Y entonces Alberto me abrazo.









8 comentarios:

  1. Estimado amigo, le escribo desde Venezuela, no sabes como nos gusta leerte los amigos.

    Se que lo dicen mucho ustedes tienen una suerte tremenda de vivir en España

    No quita que tengan historias tristes, pero al menos historias que contar amigo. Sin el rostro de la homofobia

    Sigua escribiendo, siga escribiendo siempre Marck.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola amigo,

      No sabes la ilusión que me hace recibir comentarios asi, la realidad de america latina la conozco bien, es una pena que a pesar de los progresos queda mucho por hacer, y ahora con el trinfuo de Bolsonaro en Brasil los derechos en la región son todo una incognita, incluso en Europa y en España avanzan partidos de extrema derecha que ponen en riesgo nuestros derechos y libertades.

      Animo y cualquier cosa puedes escribirme tambien al mail: luis.marck.os@gmail.com

      Abrazo enorme para Venezuela

      Eliminar
  2. Buffff, que momento tan duro emocionalmente. Viendo todos esos sentimientos a flor de piel, todo ese sufrimiento por las dos partes, es evidente que entre vosotros había algo más q una amistad.
    Pendientes de la siguiente entrega.
    Un abrazo,
    Hotdardo 🎯

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Había algo muy intenso que no podiamos concretar en nada, de hay toda la violencia con la que concretabamos nuestros sentimientos. Llega pronto la siguiente y será una sorpresa dedicada a todos mis amigos :)

      Eliminar
  3. Es de admirar tu capacidad sexual, porque yo en circunstancias adversas, con preocupaciones y demás en lo último que pienso es en follar, la verdad, pero veo que en tu caso no era así. A ver cómo sigue la historia. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pablo, yo no lo verìa como capacidad sexual si no como una válvula de escape para escapar de mis problemas. La verdad es que era sexo vacio y sin sentido y ahora quizas por la edad tambien he cambiado mucho en ese sentido.

      Eliminar
  4. Para Marck,

    Como se que te gusta recibir mensajes de paises muy alejados de la libertad española, me decido a escribir para ti desde Rusia.

    Somos un grupo de estudiantes lgbt que tambien estudiamos español. Nuestro sueño es viajar a España. Leemos tus aventuras varios, siempre con alegria, alegria de el Madrid que puede vivir un amor o puede vivir un sexualidad diferente.

    Lo que mas gustamos es que haces todo natural, siendo orgulloso de lo que eres algo impensable en nuestro pais. No podemos quedar, no hay sex clubs y el amor es peligroso y sufrimos mucho rechazo, incluso de nuestras familias.

    Tu nos haces ver que hay paises mejores y nos haces ver NO estamos solos.

    Amamos tus palabras y tus historias, sean tristes o contentas, es todo lo bueno leerte siempre.

    Gracias y muchos besos y abrazo para ti amigo mio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. G R A C I A S de corazón, estoy muy emocionado por este mensaje.

      Conozco la situación en Rusia y en general en los paises de la orbita comunista y es muy triste.

      No podemos retroceder en los derechos conquistados. La crisis que estamos viviendo ha echo tambien progresar en mi pais, España a partidos de extrema derecha, que quieren quitarnos el derecho a casarnos con quien nos da la gana, y eso será sólo el comienzo.

      Quizas el pais que mas puede retroceder es Brasil, donde he vivido y donde el gobierno de Bolsonaro es un peligro para las minorias.

      Nunca olvideis que no estais solos y que el AMOR es más grande que el odio.

      Tenéis mi email para lo que queráis: luis.marck.os@gmail.com

      ABRAZOS Y A SEGUIR LUCHANDO!

      Eliminar